Guitarrista de Franz Ferdinand: "Me gusta mucho la música folclórica del Perú. La usaría para una grabación"

Nick Mccarthy habló con El Comercio sobre la visión estética y musical de la poderosa banda escocesa, y adelantó que el aspecto visual de su concierto del 30 de marzo será “poderoso”

Guitarrista de Franz Ferdinand: "Me gusta mucho la música folclórica del Perú. La usaría para una grabación"

Por José Puga

Como calentando motores, en exclusiva desde Alemania, el tecladista y guitarrista de la banda Nick McCarthy se animó a dialogar con El Comercio lanzando una curiosa invitación: “Una chica peruana me enseñó español hace tiempo y por ella sé sobre el algodón y las grandes montañas del Perú. Me gusta mucho también su música folclórica y no tendría problema en usarla en una de nuestras grabaciones a futuro. Quizá alguien podrá enseñármela en algún show clandestino en Lima. Sería genial”.

Ahora, más gente joven conoce a Franz Ferdinand por el nombre de la banda que por el archiduque austríaco cuyo asesinato desencadenó la Primera Guerra Mundial. ¿Cómo se siente ser más popular para ellos que esta figura elemental de la Historia?
¡Ferdinand cambió el mundo, nosotros no! (ríe). Es gracioso cuando pones nuestro nombre en Google y sale primero la banda en vez de él. Nuestro sueño es también cambiar el mundo, pero no como lo cambió él, por Dios no, sino con nuestra música.

De alguna manera son como los Black Hand (Mano Negra: sociedad secreta eslava que asesinó al archiduque Francisco Fernando): han querido sepultar su popularidad.
Lo gracioso es que hemos hecho algunos shows secretos como los Black Hands. De alguna manera, como ellos, nos sentimos impulsados por la fuerza “under” que se autodefine. Si eres el rey, tienes a todos mirándote y criticándote; en cambio, nosotros queremos pelear contra la música que suena en las radios y hacer algo diferente. Lo extraño es que ahora lo “indie” está también en el “mainstream”.

¿De alguna manera es su objetivo llevar la música más independiente al “mainstream”, como ha sucedido con el “post punk revival” de The Killers y The Bravery?
No es a propósito. Simplemente nos gusta tocar la música que tocamos. Tenemos la suerte de que nuestras canciones hayan llegado al “top ten”. Es emocionante hacer eso porque normalmente la gente no escucha música subversiva e intransigente. Se trata de empujar un poco los límites de lo esperado y proyectar una forma de pensar distinta.

Igual no caen en el esnobismo musical. Son muy naturales.
Exacto. Nos gusta la música directa y que haga a la gente voltear la cabeza. Debe tener ese impacto inmediato que la hace pura y excelente. Si la escuchas varias veces, vas encontrando más capas y más profundidad. He oído a los Beatles mil veces: tienen esa profundidad y al mismo tiempo el golpe directo de emoción. Es lo mismo con nuestro nombre: Franz Ferdinand suena bien, pero también tiene un trasfondo histórico muy fuerte.

Durante la grabación de su último álbum “Tonight: Franz Ferdinand” con el productor Dan Carey, ¿ese impulso experimental también los dominó? Sé que usaron sintetizadores rusos Polyvox de los años 80 y que se apoyaron más en el “dancehall” jamaiquino.
Nos preparamos muy bien, descansamos una semana y luego lo grabamos todo de golpe. En una parte del proceso escribimos y grabamos algunas canciones en el viejo auditorio de Govan (distrito escocés). Fue genial. Creo que, tal como cuando tocamos en vivo, hemos tratado de no pensar en absoluto. Queremos ser una banda de rock. Es lo esencial.

¿Cómo será el repertorio aquí en Lima? ¿Han planeado quizá hacer el “cover” de “Womanizer” de Britney Spears?
(Ríe a carcajadas) Solo la tocamos una vez, pero quién sabe. Nos vamos a centrar en las canciones de nuestros tres discos. Cuando tocamos, no es nuestra intención promocionar ningún álbum, sino que la gente la pase bien y se divierta. Queremos un buen concierto. Es probable que toquemos también algunos “covers”, entre ellos, uno de LCD Soundsystem (“All My Friends”).

¿Por qué la banda tiene esa fijación con la estética del constructivismo ruso? Les fascina el trabajo de Rodchenko.
Es similar a lo que nos gusta hacer como banda: nada de pomposidad, nada de orquestas. Somos restrictivos. Eso es lo que nos atrae de los constructivistas rusos: tenían una paleta cromática limitada y hacían un arte muy minimalista. Esto, sumado a que somos de Escocia, donde el socialismo es muy fuerte, explica mucho.

¿Y ustedes son apolíticos?
No, para nada. Tenemos un mensaje, como muchas bandas que me gustan, pero que trasciende a que seamos de izquierda o derecha. Además, no nos gusta escuchar a bandas sermonear ideas políticas al público. ¡Creo que por eso no lo hacemos! (Ríe)

¿Quién ve el aspecto visual de la banda? Son muy conscientes de esto en el vestuario y en sus referencias a las artes plásticas. No está dibujado al azar.
Lo hacemos todo. Alex (Kapranos) y Bob (Hardy) —vocalista y bajista de la banda, respectivamente— usualmente diseñan las portadas. Cuando estamos de gira, usualmente Paul (Thomson) y yo nos encargamos de los videos y del aspecto visual del concierto. En Lima, de todas maneras verán algo de videoarte y un arsenal de imágenes. Creo que se ve muy bien y poderoso.

En su página web han dicho que en Brasil la pasaron increíble tomando caipirinhas y hablando con la gente. ¿Esperan pasarla igual de bien por acá?
Definitivamente. Es más, cuando estuvimos por allá, los brasileños nos llevaron a un restaurante peruano. Ahí tomamos pisco sour. Fue una mezcla algo rara con las caipirinhas.

“Alex Kapranos”:http://elcomercio.pe/noticia/413963/cantante-franz-ferdinand-quiere-probar-nuestra-cocina es crítico gastronómico. ¿Sabe si va a escribir algo sobre nuestra comida?
Él nunca pensó que se convertiría en crítico: solo quería ser un músico que habla de comida. Por eso lo ha dejado. Igual, probaremos su comida de todas maneras.