Hijo de Nicolas Sarkozy busca librarse de la fama de su padre como DJ

Pierre Sarkozy intenta hacerse de un nombre propio como músico. La salida de su padre del poder le está ayudando con ello

Pierre Sarkozy y su faceta como DJ. (Video: YouTube/ Foto: AP)

Pierre Sarkozy, hijo del ex presidente francés Nicolas Sarkozy, aseguró que la salida de su padre del poder viene ayudándolo a construirse un nombre propio como artista.

El joven de 28 años de edad viene desarrollando una carrera como músico bajo el nombre de DJ Mosey y dijo querer reivindicar su condición de artista, en un intento por huir de la inevitable etiqueta de “hijo de”.

En una entrevista concedida al diario “Nice Matin” y difundida hoy, Sarkozy se dijo contento de que desde que su padre saliera del Elíseo en mayo de 2012 no se le examine tanto “bajo un prisma político”.

“Quiero ser reconocido como artista y no como hijo de”, aseguró desde la Costa Azul, donde este lunes pinchó en la discoteca VIP Room, antes de poner rumbo a Miami, Las Vegas y Los Ángeles, contratado igualmente para colocarse detrás de los platos.

La música, según destaca, siempre le ha motivado, aunque no sea algo que le venga de familia.

“Es algo muy personal. De adolescente grababa cintas para mis amigos. Ensayaba con equipos amateurs. Nunca he hecho solfeo, solamente he estado influido por el hip-hop y el house”.

Sí comparte esa afición con la tercera y actual mujer de Sarkozy, la ex modelo y cantante Carla Bruni, pese a que sus respectivos ámbitos musicales estén a su juicio en extremos opuestos.

Carla Bruni es una artista inmensa, pero nuestros universos son distintos. Yo hago música porque me gusta, y no para que se hable de mí. Si debo hacer algún arreglo o componer para ella, será solamente porque nos hayamos encontrado desde un punto de vista artístico”, destaca.

Y consciente de que cualquier declaración suya sobre política es magnificada, prefiere no pronunciarse ni sobre los actuales dirigentes de la derecha francesa, ni sobre el mandato del ex jefe de Estado.

“No tengo ninguna razón para decir que el hecho de que (Nicolas Sarkozy) ya no esté en el poder es una liberación”, señala. “Sería tirar piedras contra mi propio tejado”, concluye.