Una leyenda de la guitarra: hoy se cumplen 40 años de la muerte de Jimi Hendrix

El músico falleció en Londres a los 27 años, víctima de una asfixia causada por su propio vómito. Había mezclado pastillas para dormir con alcohol. Es considerado uno de los mejores artistas de todos los tiempos

El 27 de noviembre de 1942, Seattle, Estados Unidos, vio nacer a una criatura de raza negra que cambiaría para siempre la escena musical.

Su nombre de pila era Johny Allen Hendrix, pero luego sus padres se lo cambiaron por el de James Marshall Hendrix, en memoria del hermano fallecido de su papá Leon Marshall Hendrix.

Los primeros acordes que tocó Jimi Hendrix en su primera guitarra acústica, cuando tenía 14 años, le costaron 5 dólares. Una ganga para el valor real –a punto de despertar- de la calidad de este músico.

Tras un fugaz paso por el Ejército y colaboraciones con diversas bandas en los primeros años de la década del 60, la segundo mitad iniciaba con la subida –empinada- de su carrera hacia el estrellato. Formó The Jimi Hendrix Experience, un grupo de cortísima duración pero con el que creó memorables temas, como ‘Purple Haze’, ‘Hey Joe’ y ‘Foxy lady’.

En ese contexto, Hendrix se presenta en el primer gran festival de la historia de la música, el Monterey International Pop Festival (1967), cuya presentación marcaría un antes y un despúes (ver videos). ¿Cómo se podría igualarla? Jimi no tocaba la guitarra: le hacía el amor. Hacía solos con el instrumento en su espalda, la rasgaba con los dientes. El final no fue menos asombroso: la quemó y la convirtió en pedazos. ¿Qué más se podía pedir?

En 1969, participó de la primera y más celebrada edición de Woodstock, cerrando el festival, y protagonizando una versión salvaje del himno de los Estados Unidos.

LA LEYENDA
Solo un año después se convertiría en una leyenda. El 18 de setiembre de 1970, Hendrix murió en un hotel en Londres. Tenía apenas 27 años. Producto del exceso del alcohol, los somníferos y otras sustancias, sufrió un colapso y se ahogó en su propio vómito.

Su muerte alimentaría otro mito: El club de los 27. Janis Joplin, Jim Morrison, Brian Jones y Kurt Cobain son otros de los notables músicos que fallecieron a la misma edad.

Pero su temprano fallecimiento no lo sepultó. Su música y su legado se mantienen intactos. Su estilo es referencia para muchos de los artistas contemporáneos.

Por algo ha sido considerado el mejor guitarrista de la historia del rock por diversas publicaciones, y uno de los mejores artistas de todos los tiempos.