A lo Eva Ayllón: cantantes que perdieron la calma con su público

Al igual que la artista, otros músicos se fueron de boca en escena. Recuerda sus casos aquí

A lo Eva Ayllón: cantantes que perdieron la calma con su público

El incidente es más que conocido: Eva Ayllón tardó más de la cuenta en iniciar un concierto en el “Día de la canción criolla” y, ante las pifias del público, optó por frases irónicas que resultaron ofensivas para los presentes. Y, aunque muchos intérpretes nacionales se sorprendieron por el hecho y criticaron a la cantante criolla, esta no es la primera vez que un músico pierde la calma en escena. Aquí te lo demostramos:

AXL ROSE, UN CLÁSICO FURIBUNDO DEL ROCANROL
Los arrebatos en escena del líder de los Guns N’ Roses son muchos, pero quizá el más recordado sea el que protagonizó durante un show en St. Louis en 1991, el mismo que fue bautizado como ‘El incidente Rocket Queen’. Los Guns tocaban precisamente este tema, cuando Rose se detuvo para exigirle a uno de los presentes que deje de filmarlo: “Oye, tú, dame esa cámara. Ven acá y dame eso”, le increpó Rose al fanático. Ante la negativa de este, Rose pronunció la siguiente frase: “Ok, yo iré a quitártela” y se abalanzó sobre el fanático para derribarlo a golpes. Otras veces ni siquiera se apareció, lo que desató instantáneamente la ira de los presentes.

DAVE GROHL Y UN VIOLENTO LLAMADO A LA PAZ
Haciendo honor al nombre de su banda Foo Fighters, Dave Grohl demostró que sabe luchar cuando algo le molesta. Así, este año, durante un show en Londrés, el ex Nirvana hizo un alto en pleno concierto para pedirle a un fanático que estaba haciendo disturbios que abandone el local: “¡Hey, idiota, mírame, ¡te puedes largar de mi concierto en este momento! Yo no aguanto estupideces. La gente viene aquí a bailar, no a pelear y un tipo no puede joderlo todo”.

AVRIL LAVIGNE Y SU LENGUAJE INAPROPIADO PARA LOS NIÑOS
Avril Lavigne, quien por lo general se muestra muy amable ante sus fanáticos, perdió los papeles durante un show en Tampa, Estados Unidos. La canadiense se disponía a interpretar su clásico “Sk8ter Boy” cuando su micrófono falló. El ruido por los problemas técnicos dio paso a una serie de pifias por parte del público y, como la cantante se sintió aludida, soltó una serie de palabrotas que enfadaron a los padres de los niños que asistieron a su concierto. Horas después, se vio envuelta en tal polémica, que tuvo que enviar un comunicado disculpándose.

AMY WINEHOUSE, LA CHICA QUE DERRAMABA LISURA
La cantante británica no solo dejó buenos discos en este mundo, también una serie de conciertos memorables por el estado vergonzoso en el que se presentó. Una de ellos fue el que tuvo lugar en Londres. Como ya era costumbre, apareció ebria en el escenario y sin poder recordar la letra de sus canciones. Ello enfureció al público que empezó a abuchearla. ¿La respuesta de Amy?: “Todos son una tira de estúpidos. ¿Para esto compran entradas? Ya verán cuando salga mi marido de la prisión”.

GIAN MARCO Y LOS QUE DEBEN IRSE AL C…
Volviendo a las polémicas de nuestros compatriotas, Gian Marco Zignago protagonizó un mal rato, en marzo del 2010, cuando mandó al carajo a los asistentes a su show en Los Ángeles. La infraestructura del local no permitía que todos los presentes puedan observar con normalidad el show, por lo que muchos empezaron a protestar, hecho que hizo perder la paciencia a Zignago: “Yo estoy trabajando con todo el amor del mundo. A la gente que me está escuchando les agradezco mucho por su cariño, los demás pueden irse al carajo”, dijo el cantante.

PERSONAJES DESCONOCIDOS, REACCIONES INOLVIDABLES
Y cerramos este recuento con dos personajes poco conocidos en estos lares, pero muy populares en la red. Se trata de John Cobra y Cat Deeley, un cantante y una presentadora. El primero de ellos perdió los papeles durante su presentación en el reality Eurovisión. Cuando el público desaprobó su interpretación con pifias, Cobra no encontró mejor forma de responderles que haciendo gestos obscenos y gritando: “Pueden comerme la p***”. Igual de agresiva fue Deeley, quien anunciaba los resultados de “Britain’s Got the Pop Factor”. Como el público no dejaba de gritar el nombre de sus favoritos, utilizó esta forma para callarlos: “¡Cállense por la p*** madre!”.