Lo mejor y lo peor de Lou Reed en sus setenta años de vida

El fundador de la banda de rock más influyente de todos los tiempos y coautor del disco más feo del 2011 está hoy de cumpleaños

Lo mejor y lo peor de Lou Reed en sus setenta años de vida

RAÚL CACHAY

Lou Reed ha sido muchas cosas a lo largo de su extensa carrera musical. Visionario, poeta, cronista de los bajos fondos, yonqui, precursor del punk, autor del disco más inaudible de la historia (“Metal Machine Music”), fundador y líder de la banda que cambió para siempre el paradigma de lo que podía ser entendido como música popular (The Velvet Underground), un patán insufrible (pregúntenselo sino a cualquier periodista que haya tenido que pasar por la aterradora experiencia de sentarse frente a él con una grabadora en la mano), un hombre de familia, un viejo libidinoso… Su discografía, que alterna algunas verdaderas obras maestras con unos cuantos mamarrachos absolutamente incomprensibles, es una de las más ricas y frustrantes de todo los tiempos. Y a los 70 (nació el 2 de marzo de 1942), Lou parece aún dispuesto a hincharle las bolas al planeta entero con cada nueva aventura discográfica: hace pocos meses, nada más, lanzó el que debe ser el álbum más vilipendiado de los últimos diez o veinte años, esa extraña (y ciertamente funesta) colaboración con Metallica llamada “Lulú”, que por ahora merece el incierto ‘honor’ de ser el peor disco del nuevo milenio.

The Velvet Underground, “Walk on the Wild Side”, “Satellite of Love”, “Coney Island Baby”… le debemos tanto a Lou Reed. Por eso hay muchos motivos para celebrar su inaudita longevidad (apuesto a que nadie en los 70 se habría atrevido a pronosticar que Lou llegaría algún día a cumplir, bueno, 70). Aquí les ofrezco tan solo cinco de ellos. Y también, porque no solo debemos recordar todo lo bueno que ha hecho en estas más de cuatro décadas de actividad artística, un oportuno recordatorio de algunas de sus patinadas más memorables… ¡Que empiece el paseo por el lado salvaje!

LEE EL POST COMPLETO EN EL BLOG LA POPTELERA