Old Ideas, un nuevo clásico en el catálogo de Leonard Cohen

Músico canadiense regresa a la escena con un disco para escuchar con la misma devoción y desconfianza con las que deberíamos seguir siempre a los poetas

Old Ideas, un nuevo clásico en el catálogo de Leonard Cohen

RAÚL CACHAY

Existen artistas que por alguna esotérica razón no dejan de arruinarse con el paso de los años. Repiten las mismas, gastadas fórmulas; tratan sin éxito de sintonizar con las nuevas corrientes; se desorientan buscando apelar a una juventud de la que cada vez quedan menos huellas… No quisiera mencionar ningún ejemplo, pero son muchos. A Leonard Cohen, el más esotérico e indefinible de todos los cantautores que se han ganado a pulso el estatus de ‘leyenda’, le ha ocurrido algo muy diferente. Y asombroso: la vejez le ha brindado una renovada lucidez, aunque en realidad esa es una afirmación algo engañosa, porque el hombre empezó algo tarde en este negocio.

Cohen editó su primer disco, el legendario The Songs of Leonard Cohen, cuando tenía 34 años. Para entonces, el equipaje de una vida curtida en los placeres del ocio y la contemplación ya había nutrido una obra literaria para nada desdeñable —dos novelas y cuatro poemarios, casi todos de gran aceptación entre la crítica—, por lo que Cohen nunca fue un advenedizo: llegó a la música grande y maduro, armado de un riguroso perfeccionismo, una mirada siempre sarcástica a su entorno y una voz tan imperfecta como insondable.

Cohen se ha hecho viejo y hoy, si las abordamos en perspectiva, hasta las decisiones más cuestionables de su carrera resultan extrañamente fascinantes: en su instante de mayor autoindulgencia se asoció con el orate de Phil Spector para grabar, pistola en nuca, el álbum más excesivo y estrambótico de su carrera, Death of a Ladies Man. Entonces, 1977, el disco fue masacrado por la crítica y fracasó rotundamente en las taquillas. Hoy es considerado un (excesivo) clásico de culto.

Continuar leyendo AQUÍ.