Paul McCartney: las cifras del concierto más caro hecho en Perú

Todas las localidades del Monumental fueron vendidas y se estima que la recaudación ascendió a US$8 millones

Paul McCartney: las cifras del concierto más caro hecho en Perú

ENRIQUE VERA
Redacción online

A los que aún no terminamos de creer la mejor historia de nuestras vidas y la noche del lunes corrimos donde nuestros hijos para contarles todo sobre aquel recital de leyenda. A los que todavía estamos en el vértigo de haber tenido un beatle al frente y comprobamos juntos cuántas veces estuvimos por romper en llanto. Y cuántas lloramos. Para todos los de ese sueño infinito, todavía quedan cifras de interés.

Paul McCartney, el beatle que los niños de los ochenta también conocimos como caricatura junto a sus tres compañeros de banda, no abrió la velada con el célebre “Magical Mistery Tour”, como habría estado en una primera lista.

Su show fue de por sí un viaje intenso. Una obra de realismo mágico del que ya se ha dicho tanto y tanto ha sido tan poco, para más de 50 mil personas, según cifras oficiales del empresario Jorge Ferrand, artífice de la llegada de Paul al Perú.

En suma, quedaron registradas 12 mil entradas vendidas en tribuna Norte de 12 mil que se ofertaron para esa localidad. Oriente y Occidente cerraron con 18 mil boletos agotados.

En cancha, zona que se dividió en tres subsectores (Red carpet, Platinum y VIP) también se alcanzó el tope: 12.500 asistentes. Los palcos no hubieran soportado la presencia de un alfiler extra: se contaron 9 mil personas.

McCartney, a dos días de sacudir Lima y haber convertido el recinto de Universitario de Deportes en epicentro mundial del rock and roll, ha vuelto a publicar en su web site dos nuevos videos de su paso por aquí.

En uno aparece saludando por la ventana del vehículo que lo lleva al Monumental, horas antes del concierto. El otro, con imágenes de su salida del Miraflores Park Plaza rumbo al aeropuerto Jorge Chávez, lo muestra del brazo de su novia en efusiva despedida del Perú.

Jorge Ferrand asegura que el ex Beatle felicitó al equipo de producción encargado de su majestuosa presentación del lunes: “Good job!”. Horas antes, el mismo sonriente McCartney había salido a pasear en bicicleta por Miraflores sin resquemores.

Si bien queda por restarse el pago correspondiente a impuestos, así como a proveedores y decenas de desembolsos pendientes, los organizadores estiman que el concierto arrojó una recaudación de 8 millones de dólares o 23 millones de soles.

En cuanto a los gastos de producción, las cifras dan cuenta hasta el momento que se trata del show más caro jamás hecho en el país (cuatro veces por encima de cualquiera), pero también del que mejores ingresos ha dejado.

Dos cláusulas de confidencialidad en los contratos suscritos para la realización del recital impiden que sean de conocimiento público los pagos al músico así como el porcentaje que le corresponde a Universitario de Deportes.

Lejos de cualquier frío cálculo numérico, el legado del paso de Paul McCartney por Lima ya tiene vida propia. Será un trazo firme al antes y después de la vida de tantos, reflexión de culto o centro de peregrinaje interno. Un mito que convivirá con nuestras palpitaciones… y será inexpugnable.