Restos de la cantante mexicana Jenni Rivera llegaron a Monterrey

Expertos en aeronáutica de México y EE.UU. investigan causas del accidente. Se desconoce si el avión contaba con una caja negra

Restos de la cantante mexicana Jenni Rivera llegaron a Monterrey

Expertos en aeronáutica de México y Estados Unidos iniciaron una investigación sobre las causas del accidente aéreo en el que murieron la cantante Jenni Rivera y seis personas, cuyos restos llegaron la noche del lunes a la unidad de medicina forense del Hospital Universitario de Monterrey.

Allí los restos serán sometidos a pruebas de ADN antes de ser entregados a los familiares de las víctimas, dijo un portavoz de la Procuraduría (Fiscalía) de Nuevo León.

Los resultados podrían estar listos en 24 horas o podría tardar días, dependiendo de la calidad química de los restos”, añadió el portavoz.

Anteriormente, en declaraciones radiales el secretario (ministro) de Comunicaciones y Transportes de México, Gerardo Ruiz Esparza, señaló que no quieren que “haya ninguna duda de qué fue lo que pudo haber pasado”.

INVESTIGACIÓN
Este lunes, personal de Protección Civil y de los equipos de servicios periciales y de rescate desplazados a la zona donde ayer fueron hallados los restos del avión donde viajaban Jenni Rivera y otras seis personas reanudaron la búsqueda de evidencias en la zona, en el estado norteño de Nuevo León.

El grado de destrucción en el punto donde se estrelló la nave hizo muy difícil recuperar tanto restos humanos como materiales, pero se encontraron objetos personales de los fallecidos, entre ellos la licencia de conducir californiana de la “Diva de la Banda”, como afectuosamente era conocida Jenni Rivera entre sus seguidores.

Aún sin causas claras de lo que pasó, el ministro Ruiz Esparza explicó que el Learjet 25 accidentado, fabricado en 1969, traía velocidad de crucero y pudo haber alcanzado “más de seiscientos kilómetros por hora” al estrellarse.

CAÍDA ABRUPTA
Por otra parte, el titular de la Dirección General de Aeronáutica Civi (DGAC), Alejandro Argudín, explicó que la aeronave “llegó a los 28.700 pies y desde allí se da un desplome abrupto hasta 9.000 pies, que es donde se impacta”.

Aclaró que las autoridades mexicanas han solicitado la asistencia de la Administración Federal de Aviación (FAA) y de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte estadounidenses (NTSB) para que participen en el desarrollo de la investigación.

Por ahora se desconoce si el aparato contaba con una caja negra ya que, de fábrica, no la tenía.