Sandra Muente volverá a cantar hoy su versión pop de “La flor de la canela”

La prensa chilena la da como una de las favoritas y ella sueña con la final. “Quiero regresar con una Gaviota”, precisó la joven cantante peruana

Por: Gonzalo Galarza Cerf

Estaba advertida. Otros artistas peruanos le habían hablado de la presión de estar de pie ante el “Monstruo” de la Quinta Vergara. Pero las pifias hacen temblar a cualquiera. Entonces, cuando la conductora Soledad Onetto anunció a la cantante peruana y se escucharon los silbidos, Sandra Muente se acordó de lo que le habían dicho. Y salió al escenario a demostrar por qué había llegado hasta Viña del Mar.

“Fue fuerte y difícil. Una gran presión. Tenía que demostrar más de lo que tengo. Decir: “Acá estoy yo”. Sales y ves una masa de gente, una pared de personas. Gracias a Dios salió bien”, dice Sandra Muente por teléfono, contenta. A sus 19 años ha salido más que airosa al cantar una versión pop de ‘La flor de la canela’, de Chabuca Granda.

“El Mercurio” señala que, pese a la “inconducente pifia” a la cantante peruana, la “emergente” Sandra Muente presentó la canción que hizo famosa a Chabuca Granda. El diario chileno la da como una de las favoritas de la competencia. “Los periódicos me han dicho cosas buenas. Me ven fuerte. Mañana [hoy jueves] voy a dar lo mejor de mí”, dice Sandra, quien hoy, a partir de las 9 de la noche, tendrá otra oportunidad para demostrar su talento.

Serán otra vez tres minutos con 15 segundos frente al “Monstruo” de la Quinta Vergara: “Al principio dices: “Ay, Dios mío”. Pero termina y piensas que duró poquito”. Sandra dice que su secreto es sentir el escenario como si fuera su casa, como si estuviera cantando frente al espejo de su cuarto, como cuando era niña y soñaba con ser cantante.

Dice que sus rivales son fuertes, que es la menor de todos los competidores, que pese a su corta experiencia como artista profesional, lleva toda la vida ligada al canto, al arte. Quizá por eso sueña en voz alta: “Me veo en la final. Quiero regresar con una Gaviota”. Sabe que la versión de “La flor de la canela” ha tenido buena repercusión y le da el mérito de la elección a su mánager, Lalo Martins, y al arreglista Jesús Rodríguez.

“Lalo pensó en algo nuevo y novedoso que le fuera bien a mi voz. Y el arreglo de Jesús Rodríguez ha sido felicitado. Gracias a ellos, a mi familia y a mis amigos”, dice Sandra y pide que le manden energías positivas, que cuando está en el escenario “se sienten”.

Hoy las necesitará. Solo cinco pasarán a la semifinal y tres a la final. Y Sandra, desde Chile, sueña con estar allí.