En tres o cuatro semanas recién se sabrá si la lesión cerebral que sufrió Gustavo Cerati le dejará secuelas

Médico aseguró que el músico argentino podrá ser trasladado a Buenos Aires en una semana

En tres o cuatro semanas recién se sabrá si la lesión cerebral que sufrió Gustavo Cerati le dejará secuelas

Los médicos que atienden al cantante argentino Gustavo Cerati dijeron hoy que su evolución es lenta después de la operación por una isquemia cerebral, pero destacaron que ha experimentado una leve mejoría. El médico argentino Ramón Leiguarda señaló que “no ha habido complicaciones” desde el informe entregado al mediodía de hoy y explicó que “para nosotros una mejoría es que se normalizan algunos reflejos”.

“No ha habido cambios significativos desde el mediodía, se mantiene estable, no ha habido ninguna complicación. Hay una leve mejoría y eso es favorable”, dijo a los periodistas.

Leiguarda señaló que el ex vocalista del grupo Soda Stereo será trasladado a Buenos Aires pero solo cuando esté en condiciones para soportar el viaje. Indicó que antes de hacer un pronóstico sobre cómo le afectará el evento isquémico en el futuro, se deben esperar entre tres y cuatro semanas para ver cómo responde al tratamiento.

“Se le retiró la sedación. No está en condiciones de ser trasladado a Argentina porque sería agregarle un riesgo. La sedación se maneja de acuerdo a cómo vaya respondiendo la presión intercraneana”, señaló. Asimismo, descartó una nueva intervención quirúrgica.

Los médicos indicaron que Cerati saldrá del coma inducido a medida que se retire la medicación, algo que se hará de manera paulatina.

En su informe médico del mediodía, el doctor Adolfredo Sáez señaló que la junta médica hizo una evaluación integral del paciente y acordó seguir con la terapia indicada “mediante ajustes necesarios a la condición dinámica de esta patología”. “Se mantiene controlada la presión endocraneana y entramos en otra fase de evolución de esta patología, las cuales generalmente son lentas. Ayer (por el jueves) se le practicó un electroencefalograma, los resultados fueron normales, es decir, no hay lesión neurológica”, dijo a los periodistas.

COMA INDUCIDO
En relación a su salida del coma inducido, Sáez señaló que se debe esperar la evolución, pues “se trata de un proceso dinámico y estamos observando mejoría en su evolución”.

“La sedación se retira lentamente pero la evolución es muy lenta, estos casos evolucionan muy lentamente. Hay que tener mucha paciencia, no esperen cambios minuto a minuto”, recalcó.

Agregó que todavía hay “mucha inflamación que tarda varias semanas en ser reabsorbida” y recién entonces “se puede comenzar a esbozar un pronóstico”.

Igualmente, el neurólogo Vlamidir Fuenmayor señaló que continuará el monitoreo del paciente en la unidad de cuidados intensivos. “Estamos ahora en el pico máximo de la presión endocraneana y estamos monitoreando. No obstante, hay una leve mejoría, pero lo seguimos manejando en términos de tendencia”, señaló.