Alcalde, regidores y empresarios de Arica fueron presos por corruptos

Burgomaestre y allegados se embolsaron más de 2 millones de dólares en adjudicaciones irregulares de obras y servicios

Alcalde, regidores y empresarios de Arica fueron presos por corruptos

El alcalde de la ciudad chilena de Arica, Waldo Sankán, seis regidores, varios funcionarios municipales y algunos empresarios locales fueron imputados hoy por el delito de asociación ilícita para defraudar al fisco, informaron fuentes judiciales.

Al cabo de una audiencia que se prolongó durante 19 horas, la jueza Sara Pizarro dejó en prisión preventiva a dieciséis de los dieciocho imputados, entre ellos el alcalde Sankán, acogiendo una petición de la Fiscalía, por considerarlos un peligro para la sociedad.

SE LLEVARON MÁS DE 2 MILLONES DE DÓLARES
Según la Fiscalía, el alcalde, concejales y funcionarios se embolsaron más de mil millones de pesos (unos 2,10 millones de dólares) provenientes de empresarios por las adjudicación irregular de obras y servicios municipales, como ornato urbano, extracción y manejo de basura o áreas verdes, entre otros.

El total de las irregularidades, cuya investigación aún no ha concluido, puede cuadruplicar la suma indicada, señalaron en la audiencia los representantes del Ministerio Público, que aseguraron que en la práctica el municipio era dirigido no por sus autoridades sino por el empresario Jorge Frías.

Frías, según la fiscalía, pagaba millonarias sumas al alcalde, concejales y funcionarios para que favorecieran a sus empresas en la adjudicación de proyectos, maniobras que incluyeron la falsificación documentos y lavado de dinero proveniente de esos ilícitos.

TENÍAN APODOS PARA OCULTAR SU IDENTIDAD
En la audiencia se presentaron grabaciones de escuchas telefónicas de conversaciones entre el alcalde, concejales y empresarios en las que organizaban los sobornos y otros actos ilícitos.

Para mantener oculta las identidades en las conversaciones, por ejemplo, al alcalde Sankán lo llamaban “Superman”, la concejala Marcela Palza era “La Muñeca Gigante” y el administrador municipal, Héctor Arancibia, era “El Pitufo”. La jueza fijó un plazo de seis meses al Ministerio Público para completar la investigación.