El alto costo de voltear la página: el balance de siete años de destrucción y muerte en Iraq

Obama anunció sin triunfalismo el fin de la operación Libertad Iraquí. Coalición dirigida por EE.UU. trató de establecer un estado democrático

El alto costo de voltear la página: el balance de siete años de destrucción y muerte en Iraq

Con la declaración oficial del fin de la misión de combates en Iraq, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cerró la noche del martes uno de los capítulos más polémicos en la historia de ese país, de una guerra que se ha alargado y ha costado más de lo que casi ningún político o estratega en Washington previó ni deseó.

En un discurso solemne, alejado de cualquier viso de triunfalismo, el mandatario estadounidense afirmó que era hora de poner fin a la operación Libertad Iraquí y que, a partir de ahora, Iraq deberá asumir su propia responsabilidad en materia de seguridad aunque seguirá contando con el compromiso de Washington, con la denominada operación Nuevo Amanecer.

Obama aprovechó su mensaje desde el Despacho Oval, en la Casa Blanca, donde su predecesor, George W. Bush, anunció el inicio de la impopular guerra siete años antes –y en horario de máxima audiencia–, para instar a sus connacionales a “voltear la página” de un conflicto bélico que, según “The Washington Post”, ha polarizado al país más que la guerra de Vietnam en los años sesenta y setenta.

La guerra de Iraq fue un conflicto que comenzó el 20 de marzo del 2003 y finalizó el 19 de agosto del 2010. EE.UU. organizó una coalición multinacional para la invasión de Iraq compuesta por unidades de las Fuerzas Armadas de EE.UU., el Reino Unido y contingentes menores de Australia, España, Dinamarca, Polonia y otros estados.

LAS RAZONES DE LA INVASIÓN
La principal justificación para esta operación que planteó el entonces presidente de EE.UU. George W. Bush fue que Iraq poseía y estaba desarrollando armas de destrucción masiva (ADM), lo cual violaba un convenio de 1991.

Funcionarios norteamericanos sostuvieron, en esa oportunidad, que Iraq representaba una inminente, urgente e inmediata amenaza a Estados Unidos y sus aliados.

La labor de inteligencia fue ampliamente criticada y los inspectores de armas no encontraron pruebas de las armas. Después de la invasión, se concluyó que Iraq había terminado sus programas de armas de destrucción masiva en 1991 y no había ninguna en el momento de la invasión, pero que tenía la intención de reanudar la producción siempre y cuando se levantaran las sanciones.

Algunos funcionarios estadounidense alegaron que Saddam Hussein y Al Qaeda habían estado cooperando, pero no existían pruebas de esa relación.

Otras razones para la invasión era el supuesto apoyo financiero de Iraq para las familias de terroristas suicidas palestinos y violaciones de los derechos humanos por parte del Gobierno Iraquí.

El gobierno de Bush argumentaba su deseo de que Iraq viviera en democracia y libertad. Otros, los más críticos, afirmaban que el problema de fondo era el negocio de las reservas de petróleo de Iraq.

La invasión llevó a la rápida derrota de los iraquíes, el derrocamiento del presidente Saddam Hussein, su captura en diciembre del 2003 y su ejecución en diciembre del 2006. La coalición dirigida por EE.UU. en Iraq ocupado trató de establecer un nuevo gobierno democrático. Sin embargo, poco después de la invasión inicial, la violencia contra las fuerzas de la coalición y entre los diversos grupos étnicos dio lugar a una guerra asimétrica con la insurgencia, la guerra civil entre sunitas y chiitas y las operaciones de Al Qaeda en Iraq.

Los países que integraron la coalición retiraron sus fuerzas como consecuencia de una opinión pública desfavorable y el progresivo aumento de soldados iraquíes que asumieron la responsabilidad de su seguridad.

UNOS 2.000 PERUANOS EN IRAQ
En el 2007 la cancillería peruana informó que alrededor de dos mil peruanos estaban trabajando como mercenarios en Iraq y Afganistán. Los peruanos fueron contratados por la empresa Triple Canopy INC cuyo representante en Lima fue la empresa Gun Supply. También Gesegur S.A.C. se encargaba de la selección.

Los mercenarios trabajan sin protección y se dedican a vigilar zonas y locales vinculados con intereses norteamericanos. Al menos tres de ellos murieron, según reportes.

SADDAM HUSSEIN, EL GENOCIDA DE LOS KURDOS
El ex presidente de Iraq Saddam Hussein Hussein”:http://es.wikipedia.org/wiki/Saddam_Hussein fue acusado de las matanzas de la población kurda-iraquí en 1983 y 1988, que dejaron 180.000 muertos y miles de desaparecidos (muchos de los cuerpos nunca han sido encontrados), miles de pueblos destruidos y más de 200.000 familias deportadas. Al ex dictador iraquí también se responsabilizó por la matanza de 148 chiitas en represalia por un atentado que sufrió mientras cruzaba la aldea de Dujail en julio de 1982, y de otras atrocidades durante su régimen.

Vea las cifras de la guerra en Iraq haciendo click aquí.


Tags relacionados

Iraq

Estados Unidos

guerra en iraq