Álvaro Uribe: “No soy ni Pinochet ni Fujimori”

El ex juez español Baltasar Garzón debutó en la TV colombiana donde tuvo una tensa entrevista con el ex mandatario, que soltó esta frase

Álvaro Uribe: “No soy ni Pinochet ni Fujimori”

El ex juez español Baltasar Garzón debutó como copresentador en un programa de la televisión pública bogotana con una tensa entrevista al ex presidente colombiano Álvaro Uribe quien reiteró su rechazo “a las condiciones” del incipiente proceso de paz abierto en Colombia.

El periodista y especialista en el conflicto armado que padece este país desde hace casi 50 años, Pedro Medellín, dirigió con el ex magistrado el programa “Hablemos de paz y los derechos humanos”, un espacio sin editar que se prolongó durante más de dos horas en el bogotano Canal Capital.

“NO SOY NI PINOCHET NI FUJIMORI”
El ex presidente Uribe (2002-2010) denunció haberse sentido interpelado: “Yo estoy aquí en la cárcel y vinieron a entrevistarme como el que entrevista a un delincuente”.

“Hace afirmaciones tan contundentes que parece que es verdad lo que dice, y no es verdad simplemente por el tono que utilice. Yo no le estoy acusando de nada, yo le he hecho las preguntas”, respondió el ex juez y asesor de la Organización de Estados Americanos (OEA) en Colombia.

Uribe también le espetó a Garzón que él no es “ni (el dictador chileno Augusto) Pinochet ni (el presidente peruano Alberto) Fujimori’, en alusión a la orden que emitió el ex juez el 16 de octubre de 1998 para la detención en Londres del fallecido dictador de Chile.

CRITICÓ LAS CONDICIONES DE LA PAZ CON LAS FARC
Durante la entrevista, Uribe remarcó su postura contraria a la forma en que se está planteado el proceso de paz entre el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), aunque matizó que su oposición no es a la paz, sino “a las condiciones”.

“(El Gobierno) ha preferido entrar a buscar la negociación con las FARC que mantener la seguridad democrática”, argumentó el ex presidente, al considerar que con una situación de orden público deteriorada “el Estado se sentará a la mesa en situación de debilidad”.

Asimismo, criticó que el acuerdo negociado por las partes desde febrero pasado y firmado en agosto de este año contemple la “elegibilidad” política de guerrilleros desmovilizados que hayan incurrido en delitos como el secuestro o el narcotráfico.