Amante del ex jefe de CIA tenía datos secretos en computadora

Paula Broadwell tenía acceso a material secreto, aunque no se sabe si tomó las medidas de seguridad del caso

Amante del ex jefe de CIA tenía datos secretos en computadora

La computadora utilizada por Paula Broadwell, la mujer cuya aventura con el director de la CIA, general David Petraeus, llevó a su renuncia, contenía importante información secreta que debería haber estado guardada bajo condiciones más seguras, dijeron el miércoles funcionarios policiales y de seguridad nacional.

Los contenidos del material secreto y cómo lo obtuvo Broadwell siguen bajo investigación, dijeron los funcionarios, que hablaron bajo condición de anonimato porque no están autorizados a realizar comentarios en público.

Pero la cantidad de material secreto hallado en la computadora era lo suficientemente importante como para autorizar a que la investigación continúe,*dijeron los funcionarios a Reuters.

BROADWELL TENÍA ACCESO
Como una oficial en reserva de la inteligencia militar, Broadwell -–quien fue una de los autores de una biografía sobre Petraeus-– tenía autorizaciones de seguridad que le daban acceso a material secreto, dijeron varios funcionarios. Sin embargo, las normas del Gobierno requieren que el material secreto sea almacenado en ubicaciones o computadoras seguros.

Dos funcionarios con conocimiento del caso dijeron que una pregunta que se hacen los investigadores es si Broadwell siguió las normas del gobierno para manejar información secreta.

En la noche del lunes, investigadores del FBI revisaron la residencia de Broadwell en Charlotte, Carolina del Norte, una medida que según funcionarios se realizó con su consentimiento. Los intentos por contactar a Broadwell, quien ha permanecido fuera de la vista pública, no han tenido éxito. La mujer fue vista la noche del martes en la casa de su hermano en Washington.

No está claro dónde o cómo consiguió Broadwell la información secreta. Durante la investigación del FBI que llevó al descubrimiento de la aventura entre Petraeus y Broadwell, ambos individuos negaron que Petraeus le hubiese entregado información secreta y el FBI aceptó sus explicaciones, dijeron fuentes policiales.

SIN CARGOS CRIMINALES
Funcionarios policiales también han dicho que creen que la investigación del FBI sobre el caso probablemente terminará sin cargos criminales. Si se determina que Broadwell manejó mal la información secreta, ella podría enfrentar medidas bajo las normas administrativas de seguridad.

Sin embargo, los más recientes acontecimientos podrían aplastar las esperanzas de algunos miembros del Departamento de Justicia y del Congreso de un pronto final del escándalo, que esta semana también involucró al comandante de las fuerzas de Estados Unidos y la OTAN en Afganistán, general John Allen.