Ante posibilidad de terremoto: Japón cambiaría de capital

Políticos nipones empiezan a pensar en alternativas para suplir a la capital. Osaka tiene las mayores posibilidades

Ante posibilidad de terremoto: Japón cambiaría de capital

MARIO CASTRO GANOZA
Corresponsal

Luego de que hace un par de semanas el ex primer ministro japonés Naoto Kan revelara a medios locales los temores que lo asaltaron al conocer el escape de radiación de la planta nuclear Fukushima 1, diversos sectores políticos y empresariales han vuelto a poner sobre el tapete la posibilidad de mover a otra ciudad la capital japonesa o, como mínimo, tener una capital de emergencia en caso de que Tokio sea destruida por un fuerte terremoto.

Según diversas teorías científicas, dentro de los próximos 30 años, Tokio podría verse afectado por el llamado Big One, un movimiento telúrico de gran intensidad cuyo epicentro sería en tierra firme y arrasaría la capital.

“Las escenas de Tokio desierto, sin una sola persona por las calles, pasaron por mi mente (…) fue realmente un pensamiento escalofriante”, confesó al diario “Asahi” el ex jefe de Gobierno, quien aseguró, además, que evacuar a 30 millones de personas, la población de Tokio y alrededores, hubiera sido imposible.

“Japón no hubiese soportado como país, si la zona de evacuación alrededor de la planta de Fukushima hubiese sido de 200 kilómetros”, indicó Kan. Tokio se ubica a poco más de 250 kilómetros de la central nuclear en problemas.

En la zona del desastre, numerosos municipios fueron arrasados por el mar y, hasta ahora, no pueden volver a funcionar, mientras que otros han debido instalarse fuera de su jurisdicción para poder operar y comenzar con las labores de reconstrucción.

El proyecto de mover la capital del país a otra ciudad no es un tema nuevo; sin embargo, siempre se vio obstaculizado por los intereses económicos de diversas regiones que competían entre sí por hospedar la capital. Luego del terremoto del 11 de marzo, las disputas han sido reemplazadas por una sensación de urgencia que incluso ha impulsado a un grupo de parlamentarios independientes a preparar un proyecto de ley para crear una capital sustituta; posiblemente, será presentado a la Dieta en las próximas semanas.

La necesidad de estar preparados ante la posibilidad de que Tokio se vea reducido a escombros es tan acuciante que incluso el gobernador de Tokio, “Shintaro Ishihara”:http://en.wikipedia.org/wiki/Shintarō_Ishihara, quien acostumbraba tachar de absurda a la posibilidad de crear una capital sustituta, declaró hace unas semanas: “Es conveniente (ante la posibilidad de un gran terremoto) que las funciones de la capital se repartan en otras regiones del país”.

Si bien en el pasado eran varias las ciudades candidatas que pretendían acoger la nueva capital, actualmente, la única preparada para afrontar el reto parece ser Osaka, la segunda ciudad del país, ubicada a unos 550 kilómetros al suroeste de Tokio.

Pero, si bien en el ámbito gubernamental la posibilidad de cambiar la capital a otra ciudad es un tema que recién se está contemplando, en el medio empresarial es una realidad en ejecución según atestiguan casos como el de la empresa Kenko.com Inc., la mayor tienda virtual de venta de medicinas y suplementos deportivos por Internet, cuyos almacenes ubicados en Tokio se vieron afectados por el sismo y los cortes de energía, motivo por el cual ha comenzado la construcción de un almacén en Fukuoka (sur).

IDC Frontier Inc., una filial de Yahoo Japan, también decidió abandonar Tokio e instalar un local con capacidad para albergar 80.000 servidores en la ciudad de Kita-Kyushu (suroeste), uno de los puntos preferidos por las empresas que emigran de la capital.

Según una encuesta de la empresa Teikoku Databank Inc., realizada en mayo pasado, sumaban 599 las compañías que pensaban o creían necesario mover su base de operaciones fuera de la capital.

SEPA MÁS
Pérdidas y aumentos

Según el Consejo Central de Prevención de Desastres, el daño económico que sufriría Tokio, en caso de ser afectada por un gran terremoto, sería de 112 trillones de yenes (aproximadamente US$1.300 millones).

De los 4.000 nuevos contratos de alquiler compra de inmuebles que se han firmado luego del terremoto, el 20% se celebró en Osaka, Kobe y Kyoto; todas ciudades ubicadas en la región de Kansai al suroeste de Tokio.

El segundo lugar en aumento de inmuebles lo ocupa la prefectura de Saitama.


Tags relacionados

japón

Tokio

Osaka