Asesino en serie Charles Manson busca salir libre

El sujeto fue líder de un oscuro culto que se apoderó de las portadas de 1969 por sus numerosos asesinatos

Charles Manson, el ‘multiasesino’ (así lo llaman en medios estadounidenses) preso más famoso en California y quizá en Estados Unidos, mira malhumorado hacia la cámara mientras sostiene al frente su ficha penal.

En la foto más reciente que difundió el Departamento de Correcciones de California, Manson, de 77 años, tiene canas: hoy es la sombra del asesino de gran cabellera y ojos desorbitados cuya imagen se apoderó de las portadas de las revistas en 1969.

En aquel entonces, Manson era líder de un culto formada por seguidores inadaptados que decían que asesinaban por él.

POSIBILIDADES NULAS DE SALIR LIBRE
El próximo miércoles se efectuará la decimosegunda audiencia en la que se examinará si se le concede la libertad condicional a Manson.

Las posibilidades de que se le conceda la libertad son más que nulas y Manson ha dicho a sus carceleros que no tiene intención de asistir a la audiencia.

Sin embargo, la portavoz del Departamento de Correcciones de California, Terry Thornton, señaló que Manson podría cambiar de parecer de último minuto.

“NO ROMPÍ LAS LEYES DE LOS HOMBRES”
Manson no ha asistido a ninguna audiencia de libertad condicional desde 1997, cuando estuvo divagando durante horas, negó que hubiera cometido algún homicidio y defendió las creencias de su culto. “No digo que no estuve implicado. Lo que digo es que no rompí las leyes de los hombres ni las de Dios”, dijo a la comisión de libertad condicional.

Cuarenta y tres años después de que el mundo conociera su nombre, Manson es un anciano que vive entre otros asesinos famosos cuyas vidas estarían en peligro si se les dejara convivir con la población penitenciaria general, informaron autoridades.

Manson fue declarado culpable de siete homicidios, incluido el de la actriz Sharon Tate (pareja entonces de Roman Polanski), que conmocionó al mundo. Manson y tres mujeres fueron sentenciados a muerte, pero la pena les fue conmutada cuando la Corte Suprema de California suspendió temporalmente las ejecuciones en 1972.