Autoridades y nativos se oponen a carretera Iñapari-Purús

Aseguran que atenta contra la integridad de la Reserva de Alto Purús, a 46 comunidades nativas, y que favorecería a traficantes que buscan sacar madera y droga de manera ilegal hacia Brasil y Bolivia

Autoridades y nativos se oponen a carretera Iñapari-Purús

Tres alcaldes de la provincia de Tahuamanu, en Madre de Dios, así como dirigentes de la federación nativa local (Fenemad) fueron los encargados de dar a conocer a congresistas y ministros la oposición de parte de los nativos y de la población que se opone al proyecto de ley 1035, la cual busca crear una carretera para unir Iñapari con Puerto Esperanza, en Purús (Ucayali ).

El presidente de la Fenemad, Jaime Corizepa, señaló que esta iniciativa atenta contra la Reserva de Alto Purús y varias comunidades nativas de la región, como los mascho-piro. “Los que más nos sorprende es que nadie nos haya consultado, como si todos nos ignoraran, como si no fuéramos peruanos. Ese dinero, que es como US$1 millón por kilómetro de carretera (277 en total) serviría para mejorar la calidad de vida de los pueblos”, dijo a El Comercio.

En esa misma línea opinó Arsenio Calle, jefe del Parque Nacional de Alto Purús, quien sostuvo que la carretera, impulsada por el congresista Carlos Tubino, no solo atravesaría 2 millones de hectáreas de área natural protegida, sino que favorecería a traficantes de madera.

“Quienes están detrás de este proyecto son grupos que quieren sacar madera ilegal (de cedro y caoba) y droga. Es conocido que acá, de Ucayali, la droga se lleva a Brasil y Bolivia, vía Iñapari. Porque acá en Purúz no hay actividades productivas, la mayoría es comerciante”, dijo para El Comercio.

Por este movito, Corizepa informó que presentarán una demanda ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) contra el Estado por no respetar los derechos de los pueblos indígenas.