La BBC en crisis: buque insignia de la información se hunde por escándalo de pedofilia

El mal manejo del caso del presentador acusado de abusos a menores, Jimmy Savile, podría terminar con su noticiero Newsnight, emblema del periodismo de investigación

La BBC en crisis: buque insignia de la información se hunde por escándalo de pedofilia

Se tambalea un ícono de la información: la BBC británica fue durante mucho tiempo sinónimo del periodismo honesto, directo, fiel a las fuentes y basado en buenas investigaciones. Ahora la institución, fundada en 1922, corre peligro de quedar hundida en un escándalo por abuso de menores y, sobre todo, por la forma en que lo gestionó.

“Es difícil predecir cómo será el futuro de la BBC”, apunta la analista Claire Enders a DPA. En este momento, el Newsnight (noticiero nocturno), que es emitido desde hace 30 años, parece estar en la cuerda floja, y este sábado el director general de la emisora, George Entwistle, presentó su dimisión.

Los reclamos por que el puesto sea asumido por alguien “externo” se hicieron oír. El periódico “The Observer” lamentó que existieran “problemas profundamente arraigados que devoran nuestra televisión nacional”.

OCULTARON EL CASO
En el 2011 Newsnight optó por no emitir las investigaciones que dejaban al descubierto la pedofilia de Jimmy Savile, presentador estrella de la BBC. Se cree que Savile abusó durante décadas de menores, en parte esos abusos también se cometieron en las instalaciones de la BBC. Además, existen sospechas de que no haya sido el único.

Ahora se espera que una comisión independiente explique por qué la BBC en su momento no actuó con mayor resolución y por qué esta historia no se conoció antes de que su rival, la ITV, destapara hace pocas semanas lo sucedido en los pasillos de la antiguamente célebre emisora.

EL CASO MCALPINE
De hecho el equipo de Newslight no se mostró tan dubitativo al tratarse de otro escándalo de abuso de menores en los años 70 y 80: una víctima declaró que un ex político de la era Thatcher lo había sometido. En esa oportunidad, Newsnight se precipitó al adelantar erróneamente el nombre del ex tesorero de los Tories, Alistair McAlpine, como acusado.

Cuando la víctima declaró que McAlpine no era a quien acusaba, la BBC quedó muy mal parada ante la opinión pública. “Ese material nunca debería haber sido emitido”, admitió Entwistle.

Chris Patten, actualmente presidente del consejo del ente y en el pasado comisario de la Unión Europea y gobernador de la ex colonia británica Hong Kong, aseguró hoy que era necesario “llevar adelante una revaluación minuciosa, radical y estructural”.

En círculos del sector el mensaje se interpretó de inmediato como el posible fin del programa Newsnight, emblema desde hace décadas del periodismo de investigación.

UNA CRISIS RECURRENTE
El affaire se produce en momentos en los que la BBC debe enfrentar, además, el recorte de puestos y medidas de ahorro, en particular en el área de las noticias. Hace tan solo un año, miles de periodistas fueron a la huelga en protesta por los recortes. “La organización está en declive. Todo es posible”, comentó Frase Nelson, del programa político “Spectator”.

Es un juicio demoledor tratándose de la mayor radio-televisión pública del mundo. Con un presupuesto de 5.000 millones de libras esterlinas (7.900 millones de dólares) y diez canales, la BBC sigue siendo hasta hoy la mayor fuente de la opinión pública del Reino Unido y tiene un importante impacto en las informaciones a nivel mundial a través de su vasta red de corresponsales.

“Ya el affaire en torno a McAlpine era lo suficientemente grave como para poner en aprietos a un director general”, apuntó quien preside la academia de formación de la BBC, el ex presentador de las noticias Kevin Marsh en declaraciones a “Daily Mail”. “Pero con el escándalo de Savile y la omisión del programa al respecto se ha convertido en una catástrofe”, agregó.