Benedicto XVI se reunió con Raúl Castro y hoy verá a Fidel

El Papa hizo un “pedido humanitario” al presidente cubano, lo que ha sido interpretado como una solicitud para que libere a presos políticos

Benedicto XVI se reunió con Raúl Castro y hoy verá a Fidel

El Papa Benedicto XVI se entrevistó el martes con el presidente Raúl Castro tras mandar un mensaje de renovación y apertura durante su visita a Cuba, cuyo Gobierno volvió a insistir horas antes del encuentro que las reformas económicas no se trasladarán al modelo político socialista.

El Pontífice cerrará su visita a la isla el miércoles con una misa en la capital cubana y una reunión con Fidel Castro, quien dijo en una de sus reflexiones publicada en la noche del martes que “gustosamente” se vería unos minutos con el Papa.

El Santo Padre y el mandatario cubano departieron durante unos 45 minutos en el Palacio de la Revolución de La Habana, una reunión de la que no trascendieron muchos detalles pero que muchos esperan genere una mayor apertura en el país en temas sensibles como derechos humanos y libertades políticas.

“PEDIDO HUMANITARIO”
El Vaticano reveló que el Papa hizo un “pedido humanitario” a Castro, lo que muchos interpretaron como una solicitud para que libere a presos políticos o al contratista estadounidense Alan Gross, condenado a 15 años por instalar conexiones a internet consideradas ilegales en la isla.

Además, Benedicto XVI pidió restablecer el Viernes Santo como festivo nacional, en un gesto similar al que hizo su hermano Fidel al fallecido Juan Pablo II cuando reinstauró la Navidad antes de su histórica visita en 1998.

UNA ALIANZA
Raúl y Benedicto XVI, vistos como líderes menos carismáticos pero más pragmáticos que sus predecesores, buscan cimentar una alianza clave cuando La Habana recaba apoyos para actualizar la economía sin renunciar a su esencia comunista y la Iglesia quiere jugar un papel más importante en esta época de cambios.

Tras el encuentro, la televisión estatal los mostró sonrientes saludándose, entrelazando las manos antes de intercambiar regalos. Castro obsequió al Papa con una talla de madera de la Virgen de la Caridad y éste le correspondió con un libro religioso con coloridas ilustraciones.

El Papa no concederá audiencia a grupos opositores, a los que el Gobierno acusa de estar a sueldo de Estados Unidos para desestabilizar al país, pese a sus quejas de que las autoridades mostrarán a Su Santidad una realidad sesgada.