César Palomino negó haber usado huelga como trampolín para llegar a Colegio Médico

El recién elegido presidente del CMP dijo que hay grupos interesados en seguir explotando a los médicos. Se le acusa de crear un monopolio en el sector salud

César Palomino negó haber usado huelga como trampolín para llegar a Colegio Médico

MARTÍN ACOSTA GONZÁLEZ @martiacosta

César Palomino fue la cara visible de las protestas médicas durante más de un año. Como presidente de la Federación Médica del Perú (FMP) encabezó la huelga nacional y fue el principal opositor de la reforma de salud planteada por el Minsa.

Ayer Palomino fue elegido como presidente del Colegio Médico del Perú (CMP), una elección que ha sido criticada por voceros del Ministerio de Salud. Desde el Estado opinan que el dirigente utilizó las protestas como trampolín para llegar al CMP.

En entrevista con elcomercio.pe, Palomino señaló que se trata de argumentos “bobos” de personas interesadas en que continúe “la explotación de los médicos”. Además, indicó que es momento de que el gobierno de Ollanta Humala realice un cambio en el Minsa.

Voceros del Ministerio de salud dicen que usted utilizó la huelga médica para fines políticos y lograr precisamente la presidencia del CMP
Eso es falso. Quienes dicen esas cosas son personas interesadas en que continúe la explotación de los médicos. Yo tomo esos comentarios de quien viene. Una cosa es que lo diga un médico como José del Carmen, viceministro de Salud, y otra si lo dice alguien que no comprende sin sabe la dinámica de los médicos en Perú. A ellos les respondo con una sonrisa

Pero no negará que la exposición que tuvo durante la huelga médica le valieron mucho para que su figura sea más conocida
Lo que en estas elecciones toman en cuenta los colegas es la trayectoria es el trabajo realizado. Nosotros no nos hemos presentado a la campaña así por así. Hemos visitado a los colegas de todo el país y los hemos defendido. Acá hay argumento bobos que ciertos sectores utilizan.

¿Qué sectores?
Algunos dueños de EPS [Entidades Prestadoras de Salud], algunos funcionarios de Sistema Metropolitano de la Solidaridad [Sisol] y del Ministerio de Salud. Ellos están con la cara larga porque hemos ganado.

¿Cuáles serán sus primeras medidas?
Es necesario convocar a los diferentes gremios médicos del país (Federación Médica del Perú, Asociación de Médicos civiles, de la FAP, de Sisol, del sector privado). En enero se llevará a cabo el IX Congreso Médico y ahí revisamos en detalle la nueva propuesta de Reforma de Salud. Tenemos que analizar los detalles porque esta será la estructura de los próximos 40 años. Lo segundo es construir un nuevo y justo tarifario para los médicos. El de ahora es abusivo.

¿Pero a ustedes se les acusa de propiciar el monopolio con la creación de un nuevo tarifario?
Cuando quisimos hacer un tarifario nos dijeron eso pero cuando la EPS lo hace nadie dice nada. Esa ley del embudo debe acabar.
En Sisol los colegas reciben en promedio S/. 3.50 por consulta y en los tarifarios de la EPS los costos a veces son negativos. Es decir, si un médico en el libre ejercicio de la profesión emplea medicamentos, insumos o procedimientos que según el criterio de la EPS se han hecho en exceso, el cirujano es el que debe pagar. Eso se le descuenta, es el colmo.

¿La capacitación de los médicos también está dentro de su plan?
La capacitación es una herramienta fundamental del médico cirujano. Queremos construir una escuela de salud pública. El CMP tiene recursos para hacer maestrías, doctorados y capacitaciones de gran nivel. Esa también es una de nuestras prioridades.

Usted ha sido uno de los más críticos con la gestión de la ministra de Salud, Midori de Habich
Quiero lamentar que no hayamos podido tener un norte común con la ministra. También nos preocupa en extremo la manera tan singular de interpretar las cosas que tiene el ministerio. Los incumplimientos también se han repetido con otros grupos profesionales. No es un tema personal, es una política del Ministerio de Salud.

¿Tan deficiente ha sido la gestión?
Según una encuesta publicada hace poco tiempo el grado de aceptación de la ministra es del 13%. Ella no ha sabido manejar las epidemias de influenza el año pasado y ha estado constante conflicto laboral con los médicos, obstetricias y enfermeras. Además sus indicadores de gestión son bastante cuestionables. Están devolviendo dinero no gastado. Lo más conveniente es un cambio. Debe ir un medico salubrista. Un cirujano que sepa conducir de manera adecuada el sector.