Chile ya prepara respuesta a eventual demanda marítima de Bolivia

Evo Morales anunció el fin de semana que su gobierno presentará una demanda contra Chile ante la Corte de La Haya para recuperar acceso al mar

Chile ya prepara respuesta a eventual demanda marítima de Bolivia

Según el ministro chileno de Relaciones Exteriores, Alfredo Moreno, Chile está preparando desde el 2011 su respuesta jurídica ante una eventual demanda marítima de Bolivia en la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

“Chile y su Cancillería tiene desde hace dos años un presupuesto especial aprobado por el Congreso y tenemos un equipo de trabajo de abogados chilenos y extranjeros, por lo tanto el país está preparado para cualquier escenario”, dijo el canciller.

Moreno consideró que al gobierno boliviano le ha faltado “liderazgo político” a la hora de abordar el reclamo de una salida al mar, y que no ha tratado de explicar a sus ciudadanos que la reivindicación marítima puede resolverse a través del diálogo. Además, afirmó que Chile hizo una cantidad enorme de concesiones en el Tratado de Paz y Amistad firmado en 1904 y cumplió plenamente con su compromiso de permitir el uso de puertos chilenos para el comercio boliviano.

“Desgraciadamente nada podemos hacer nosotros para cambiar ese camino y naturalmente Chile hará todo lo posible para defender todos sus intereses ante La Haya”, aseveró.

SOBERANÍA MARITIMA BOLIVIANA
El fin de semana, el Congreso boliviano decidió levantar una reserva a un artículo del Pacto de Bogotá de 1948, apoyando el reclamo del presidente boliviano de una salida soberana al mar.

Chile y Bolivia, aunque firmaron un acuerdo de libre comercio y varios convenios de cooperación en áreas sociales, tienen una compleja relación desde la Guerra del Pacífico (1879-1883), en que también participó el Perú y el país altiplánico perdió 120 mil kilómetros cuadrados de superficie costera rica en minerales y recursos pesqueros.

Chile rechaza hasta ahora ceder territorio y modificar su frontera. Además, cualquier acuerdo chileno-boliviano debe ser aprobado por Perú, en virtud de los acuerdos vigentes.