Chilenos conmemoran un año del devastador terremoto

Piñera resaltó que para el 2012 el 95% de las viviendas definitivas serán entregadas a los damnificados

Chilenos conmemoran un año del devastador terremoto

Los preparativos para recordar el terremoto que asoló Chile en 2010
comenzaron esta madrugada. Miles de chilenos, entre ellos el presidente Sebastián Piñera e integrantes de la oposición acompañaron a los afectados en romerías, vigilias simbólicas y misas.

La mayor cantidad de actividades estuvieron concentradas en las regiones del Maule y del Bio Bío, las más afectadas con el movimiento telúrico y el destructivo tsunami que siguió a los 15 minutos de finalizado el temblor de magnitud 8,8 grados en la escala de Richter.

En la ciudad de Constitución sus habitantes se visitieron de negro y participaron de una misa frente a la isla Orrego, donde muchos acampaban durante las vacaciones y en la noche del terremoto no tuvieron donde escapar de las olas de más de 10 metros. Los 102 nombres de los fallecidos fueron pronunciados al momento que se prendían velas por cada uno de ellos.

PIÑERA LLAMÓ A LA UNIDAD DEL PAÍS
Cobquecura, epicentro del sismo, contó con la presencia del mandatario Piñera y algunas autoridades, donde realizaron una vigilia en silencio y con velas hasta las 03:34 de hoy, hora en que comenzó el terremoto en 2010.

Allí, Piñera llamó una vez más a la lejana unidad nacional que marcó las conmemoraciones por la decisión de la Concertación (oposición) de restarse de los actos oficiales por sus constantes críticas al retraso en la reconstrucción.

“Hoy día son tiempos de unidad y no de división, son tiempos de grandeza y no de pequeñeces (…) Siempre las cosas pueden hacerse mejor, pero quiero que todos los compatriotas tengan presente que nuestro país ha hecho todo lo humanamente posible para reconstruir”, dijo el mandatario agregando que durante 2012 el 95% de las viviendas definitivas serán entregadas a los damnificados.

Paralelamente, diversos parlamentarios de la Concertación participaron de una misa en Dichato, pueblo costero devastado por el maremoto y donde la semana pasada recibieron a Piñera con protestas por la falta de viviendas definitivas que los salven de pasar un nuevo invierno en campamentos.

“Estamos dispuestos a responder favorablemente la petición de unidad del presidente, pero con dos limitaciones o exigencias: que se haga una gestión eficaz con participación de la ciudadanía (…) y sin ningún tipo de trucherías (engaños)”, dijo Osvaldo Andrade, parlamentario y presidente del Partido Socialista.

Las actividades de conmemoración se extenderán a lo largo del día para homenajear a los más de 500 fallecidos, 31 desaparecidos y cientos de miles de damnificados que siguen a la espera de levantarse y dejar atrás los daños provocados por uno de los peores terremotos registrados en el país.