Colombia habría espiado al presidente ecuatoriano Rafael Correa

Diario de Ecuador implica a oficiales de la policía en su denuncia. El Servicio de Inteligencia de Colombia (DAS) rechazó los cargos

Colombia habría espiado al presidente ecuatoriano Rafael Correa

El Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) de Colombia, el servicio de inteligencia de ese país, habría interceptado los teléfonos del presidente de Ecuador, Rafael Correa, de sus cercanos colaboradores, militares y periodistas ecuatorianos, informó ayer el diario ecuatoriano “El Universo”.

De acuerdo con información facilitada al rotativo por una fuente no identificada, presuntamente del DAS, la policía secreta colombiana, las escuchas se realizaban desde “una plataforma móvil” en Quito para intervenir teléfonos fijos y celulares, la cual se situaba en dos departamentos del centro de la ciudad y en uno de una zona del norte.

La fuente informó, asimismo, que “la mayor parte de los números de teléfonos interceptados por el DAS en Quito pertenece a listados entregados por oficiales y suboficiales de la policía de Ecuador”, reclutados por detectives colombianos, vinculados a la operación de contraespionaje.

INICIAN INVESTIGACIÓN
Tras lo publicado, el fiscal general de Ecuador, Washington Pesántez, anunció que ha ordenado la indagación sobre el supuesto espionaje telefónico contra el presidente Correa y otros funcionarios. “He dispuesto que el Departamento de Cooperación Internacional y el de Indagaciones Previas actúen de oficio en este grave suceso”, dijo Pesántez.

También dispuso que un fiscal viaje a Colombia para investigar e informar sobre estos hechos, “que atentan contra la soberanía y la seguridad interna del país”.

Del mismo modo, el comandante de la policía ecuatoriana, Freddy Martínez, ordenó investigar la denuncia. “Estamos tomando cartas en el asunto, el grupo de inteligencia está trabajando para informarnos al respecto”, manifestó a la prensa.

EL DATO
Colombia desmiente
El DAS desmintió la información publicada, asegurando que de “ninguna manera y bajo ningún medio ha intervenido en la privacidad” del mandatario ecuatoriano.