Corea del Sur y EE.UU. continúan ejercicios militares ante amenaza de Corea del Norte

El presidente surcoreano, Lee Myung-bak, reconoció haberle fallado a su pueblo tras el ataque de Pyongyang a la isla de Yeonpyeong

El presidente surcoreano asumió el lunes responsabilidad por haber fallado a la hora de proteger a sus ciudadanos de un ataque mortal perpetrado por Corea del Norte la semana pasada, prometiendo que cualquier agresión futura tendrá fuertes consecuencias y expresando su indignación por la “crueldad del régimen norcoreano”.

Lee Myung-bak presentó su breve discurso a la nación en momentos en los que un portaaviones nuclear estadounidense y barcos surcoreanos participan en ejercicios militares, una muestra de la fuerza conjunta tras el ataque norcoreano.

También el lunes, un condado surcoreano designó a la isla atacada por Corea del Norte la semana pasada como “prohibida” para civiles, lo que podría llevar a la evacuación de los 300 residentes de Yeonpyeong, así como periodistas y funcionarios que están en el lugar.

Lim Byung-chan, vocero del condado Ongjin que gobierna la isla, dijo que la designación fue emitida el lunes a pedido del ejército surcoreano. El ministerio de Corea del Sur indicó por su parte que discutirá la evacuación de la isla.

Yeonpyeong se encuentra a tan solo 11 kilómetros del territorio continental de Corea del Norte. Durante el ataque de artillería norcoreano, cuatro surcoreanos murieron en la isla, incluyendo dos civiles.

El domingo, el ministerio le pidió a los medios que se fueran de la isla y mandó a un transbordador para transportarlos, diciendo que no les puede garantizar la seguridad. Sin embargo, el mal tiempo obligó a cancelar el viaje.

REVELAN DOCUMENTOS DE WIKILEAKS
En medio de la tensión, documentos confidenciales del Departamento de Estado filtrados el domingo por el portal digital Wikileaks muestran que Estados Unidos y Corea del Sur discutieron posibles escenarios para la reunificación de la península y los temores de Washington ante el programa nuclear norcoreano.

Bajo presión para que tome una posición más fuerte ante el desafío del norte, Lee arremetió verbalmente contra Pyongyang.

“A tan sólo unos metros de donde cayeron los proyectiles, hay una escuela en la que se estaban dando clases”, dijo Lee. “Estoy indignado por la crueldad del régimen norcoreano, que es incluso indiferente a la vida de niños pequeños”.

Lee ha sido muy criticado por lo que sus oponentes consideran como fallas en la respuesta de Corea del Sur al ataque. Lee reemplazó al ministro de Defensa, ordenó un aumento de los 4.000 soldados desplegados en Yeonpyeong y otras cuatro islas del Mar Amarillo y modificó las reglas de enfrentamiento.