Corte de Arizona empezó a examinar la demanda del Gobierno de EE.UU. a la ley antiinmigrante

La corte fallará respecto a si la polémica usurpa la autoridad federal sobre políticas de inmigración y su implementación

Corte de Arizona empezó a examinar la demanda del Gobierno de EE.UU. a la ley antiinmigrante

Una corte de Arizona comenzó hoy con las audiencias de objeciones a la controvertida ley de inmigración estatal que entrará en vigencia el 29 de julio.

Las objeciones legales del gobierno federal y una coalición encabezada por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) se producen al tiempo que oficiales policiales en el estado empiezan su entrenamiento sobre cómo implementar la nueva legislación.

La jueza Susan Bolton no ha indicado aún cuándo podría emitir un fallo a las apelaciones contra la ley estatal, de la que tanto el gobierno como la ACLU sostienen que infringe la autoridad federal para regular la inmigración.

Desde que se conoció la intención de Arizona de implementar una ley propia en materia migratoria, las denuncias de “discriminación” han sido constantes por una disposición en la normativa que permite a los agentes de la ley comprobar el estatus migratorio de cualquier ciudadano, haya cometido un delito o no, simplemente si tiene una “sospecha razonable” de que está en el país de forma ilegal.

La base argumentativa de la demanda judicial del Gobierno Estadounidense, que además solicita una “suspensión preliminar” de la normativa hasta que haya una decisión final del tribunal, es que la ley federal tiene “derecho preferente sobre la polémica SB 1070 y que, por tanto, ésta “viola la cláusula de supremacía de la Constitución” del país.

Según la ACLU, la ley sometería a muchas personas sean ciudadanos o no a un delineamiento racial, investigaciones impropias y detención.