Corte Suprema de México declaró constitucional que parejas homosexuales casadas adopten a menores

La medida fue aprobada por la mayoría de magistrados. “El tipo de padres no determina la orientación sexual”, afirmó uno de ellos

Corte Suprema de México declaró constitucional que parejas homosexuales casadas adopten a menores

La Suprema Corte declaró el lunes constitucional una norma que da la posibilidad de que los matrimonios homosexuales en la ciudad de México adopten hijos.

Con nueve votos a favor y dos en contra, el pleno del máximo tribunal del país consideró que la adopción por parejas del mismo sexo no viola la Constitución, como argumentó el gobierno federal al impugnar reformas del código civil capitalino para permitir las bodas de parejas del mismo sexo.

La mayoría de los ministros de la Suprema Corte consideraron que sería discriminatorio declarar inconstitucional la posibilidad de que los matrimonios homosexuales puedan adoptar.

NO CREEN QUE LOS NIÑOS SE VEAN AFECTADOS POR ELLO
También rechazaron que haya evidencias de que un niño se vería afectado porque una pareja homosexual lo adopte, como lo señaló la Procuraduría General de la República en la impugnación que hizo a nombre del gobierno federal.

El ministro Arturo Saldívar consideró que considerar afectaciones a los menores adoptados sería partir de un “prejuicio” y advirtió que “no existe evidencia confiable de que la orientación sexual afecte por sí mismo” un comportamiento.

“El tipo de padres no determina la orientación sexual… (eso) implicaría un argumento discriminatorio”, dijo Saldívar, quien añadió que la mayoría de los homosexuales se criaron en familias heterosexuales.

Afirmó que los homosexuales “son tan aptos para ser padres como los heterosexuales”.

NO A LA DISCRIMINACIÓN
Para el ministro José de Jesús Gudiño, argumentar daños a los menores si son adoptados por parejas del mismo sexto “es intrínsecamente discriminatorio, porque considera la homosexualidad como una enfermedad… como algo dañino e indeseable para la infancia”.

Los ministros a favor de la constitucionalidad añadieron que la adopción no es algo que se logre de manera automática, sino que es un juez civil el que tomará la decisión después de analizar si alguien tiene las aptitudes para adoptar, independientemente de la orientación sexual.

El voto ocurrió horas después de que el pleno de la Suprema Corte rechazara y censurara las sugerencias de un cardenal de que sus integrantes habrían recibido dinero del gobierno capitalino para avalar los matrimonios gays en la ciudad de México.

“No se puede impunemente, amparado bajo ningún título, acusar a 11 ministros de corruptos y de decir que han sido interesados pecuniariamente para decidir en determinado sentido”, dijo al inicio de la sesión el ministro Sergio Valls, quien puso sobre la mesa el voto de censura.

ARZOPISBO DE GUADALAJARA SE MOSTRÓ EN CONTRA
El cardenal Juan Sandoval Iñiguez, arzobispo de Guadalajara, declaró el domingo a periodistas que no dudaba que los ministros hayan sido “maiceados” (corrompidos con dinero) por Marcelo Ebrard, alcalde de la ciudad de México y cuyo gobierno promulgó reformas legales para permitir el matrimonio gay en la capital del país.

El purpurado calificó el aval a los matrimonios gays como una “aberración” e incluso cuestionó si habría alguna persona a la que le gustara ser adoptado por “un par de maricones” o lesbianas.

Hace unos días, el máximo tribunal declaró en votación 8-2 que los matrimonios entre personas del mismo sexo, aprobados por la legislatura local de la capital mexicana, son válidos constitucionalmente, lo cual ha desatado la indignación de la Iglesia católica.

La Corte también resolvió que todos los estados de México están obligados a reconocer civilmente los matrimonios homosexuales que se realicen en la capital y aún tienen que decidir sobre la constitucionalidad de que esas parejas puedan adoptar.

La ciudad de México es el único lugar del país donde se permiten los matrimonios gays, que están en vigor desde marzo.