Creador del polémico video de Mahoma fue sentenciado a un año de prisión

Mark Basseley Youssef fue condenado en Los Ángeles por el filme que desató los violentos enfrentamientos en Medio Oriente

Creador del polémico video de Mahoma fue sentenciado a un año de prisión

Mark Basseley Youssef, creador del video satírico sobre Mahoma “La inocencia de los musulmanes” y que fue el responsable de la violentas protestas en Medio Oriente, fue sentenciado a un año de prisión por una jueza de Los Ángeles.

El sujeto de 55 años y que en un principio usó el nombre Nakula Basseley Nakula recibió además cuatro años de prisión restringida. Ante el jurado de Los Ángeles, Basseley se declaró culpable de cuatro cargos por uso de falsa identidad.

Su declaración que significó el abandono de otras cuatro imputaciones. Como se recuerda Basseley violó los términos de su libertad condicional al usar diversos seudónimos en documentos de identificación.

RESPUESTA IRANÍ
Irán ha producido un documental titulado “El profeta”, que se difundirá mañana en los canales iraníes de TV por satélite, como reacción al vídeo satírico sobre Mahoma “La inocencia de los musulmanes”, distribuido en Internet desde EE.UU. el pasado setiembre y que causó graves protestas en el mundo musulmán.

La agencia oficial de noticias iraní, IRNA, precisó hoy que, al tiempo que 50 canales de TV por satélite en persa, árabe e inglés difunden el documental, también se colocará en “cientos de sitios de Internet”.

El documental, agregó la agencia, se ha producido con la participación de la Comunidad de Diálogo entre el Islám y el Cristianismo de Irán y la Unión Islámica de Radio y Televisión de este país, y se ha filmado en Australia, Irán, la India, Armenia, el Vaticano, Italia y Arabia Saudí.

Las fuertes protestas por el video “La inocencia de los musulmanes” causaron en setiembre pasado algunos muertos y cientos de heridos en diferentes países, especialmente en Libia, Egipto y Sudán.

En Libia perdió la vida el embajador de EE.UU., Christopher Stevens, y otros tres empleados del Consulado norteamericano en Bangasi en un ataque armado contra sus instalaciones.

En Irán, hubo varias manifestaciones pacíficas para protestar por el contenido del vídeo, de 14 minutos y solo difundido por internet, considerado blasfemo por el mundo islámico.

El líder supremo iraní, ayatolá Alí Jameneí, condenó la difusión de la polémica grabación y acusó a Estados Unidos y los países occidentales de utilizar como “excusa” la libertad de expresión para difundir “blasfemias” contrarías al Islám.

Como Jamenei, diversos miembros del Gobierno, del Parlamento, del Poder Judicial y militares de Irán condenaron el filme y coincidieron en considerarlo una “reacción contra el avance del despertar islámico” por parte de EE.UU. y los países occidentales.