Debate Obama-Romney: los retos de los candidatos a la presidencia de Estados Unidos

El actual mandatario y el aspirante republicano se enfrentarán hoy en el segundo de los tres encuentros pactados (8 p.m. de Perú)

Debate Obama-Romney: los retos de los candidatos a la presidencia de Estados Unidos

Tras el impulso que recibió Mitt Romney en las encuestas luego del primer debate presidencial el 3 de octubre, el candidato republicano y el actual presidente Barack Obama se disponen esta noche a enfrentarse cara a cara de nuevo ante sus electores.

Obama y Romney estarán cara a cara en la universidad Hofstra de Hempstead, 40 km al este de Nueva York, a partir de las 9 p.m. locales (8 p.m. hora peruana) durante 90 minutos.

UN PRESIDENTE ENÉRGICO
El presidente Barack Obama busca mostrarse “enérgico” luego de fallar en el primero y ceder terreno en los sondeos. El equipo de Barack Obama ya aseguró que el presidente se dedicará a hacer olvidar su pobre desempeño de hace quince días, cuando tuvo “una mala noche”, según palabras de Robert Gibbs, un alto asesor que reconoció que su jefe volver “rugiendo”.

“Creo que ustedes verán una actuación excepcionalmente fuerte en el debate de esta noche por parte del presidente (…) Verán a alguien que se mostrará fuerte, vehemente y enérgico”, señaló Gibbs para la cadena MSNBC. Gibbs explicó que Obama no sólo hablará de los duros cuatro años que Estados Unidos ha gastado para salir de la crisis económica, sino también de su agenda para el futuro, dos puntos en los que se mostró débil en el debate de Denver.

ENVERGADURA PRESIDENCIAL
Para Mitt Romney, se trata de se trata de contener lo que se anuncia como una gran ofensiva del lado del mandatario demócrata, de demostrar a las decenas de millones de telespectadores que tiene envergadura suficiente para convertirse en el 45º presidente de Estados Unidos y que su sorprendente actuación de hace dos semanas no fue una casualidad.

“El presidente Obama va a tener una mejor noche que la que tuvo en el primer debate”, admitió Ryan Williams, portavoz de Romney, agregando que es probable que el demócrata venga a la carga con “ataques deshonestos y negativos”.

“Si el presidente elige atacar al gobernador Romney a lo largo del debate, será simplemente otra oportunidad fallida para él de presentar algún tipo de justificación para su segundo mandato”, advirtió sin embargo.

FRENTE A VOTANTES INDECISOS
El formato de este segundo debate será diferente al del primero del pasado 3 de octubre en Denver (Colorado, oeste) ya que serán 80 votantes indecisos que formarán parte del público los que preguntarán y no el moderador, en esta ocasión Candy Crowley, periodista de la cadena CNN.