Dueño del islote Pontinha reclama la independencia a Portugal

El propietario del territorio, Renato Barros, quiere convertirlo en un estado “soberano e independiente”

El propietario del Islote Pontinha, un peñasco del puerto de Funchal que fue vendido por el rey de Portugal en 1903, quiere tener un pequeño país y solicitó al estado portugués que los reconozca como “soberano e independiente”.

Según la versión web de Diario de Noticias, Renato Barros envió una carta al presidente de la república, al parlamento, al primer ministro y al ministro de Relaciones Exteriores en la que recuerda que “el último rey de Portugal, Carlos I, autorizó en 1903 por Cédula Real, la venta no solo de bienes, sino también del dominio del islote donde construyeron el Fortín de San José”.

El islote se encuentra cerca de la ciudad de Funchal.

Según Barros, el “principado” de Pontinha cumple todos los requerimientos exigidos por el Derecho Público Internacional para ser reconocido como “soberano e independiente”, puesto que posee “territorio, dominio sobre este, pueblo y su respectiva Carta Monárquica Constitucional”.