EE.UU. e Inglaterra colaboraron estrechamente con Gadafi

Entre otras cosas, el gobierno de Bush envió sospechosos de terrorismo a Libia para que el régimen del mandatario los interroguen

EE.UU. e Inglaterra colaboraron estrechamente con Gadafi

Una serie de documentos hallados en Libia está provocando más de un dolor de cabeza a los gobiernos occidentales, al mostrar que los lazos de los gobiernos con el ex líder libio fugitivo Muamar Gadafi eran más fuertes de lo que se creía.

Los documentos fueron hallados por los investigadores del grupo defensor de los derechos humanos Human Rights Watch y por periodistas en una instalación de los servicios secretos en la capital Trípoli, después de que los rebeldes tomaran la ciudad el mes pasado con el apoyo de la OTAN.

Los textos muestran que el ex primer ministro británico Tony Blair ayudó al hijo de Gadafi Saif al Islam con su doctorado, que Estados Unidos envió a sospechosos de terrorismo a Libia para ser interrogados, que las fuerzas de seguridad alemanas recabaron consejos de Libia o que la agencia de inteligencia británica MI-6 incluso rastreó números de teléfono para Libia.

Toda esa ayuda, de la que informan medios como The New York Times o The Sunday Times, data de 2003, cuando Gadafi formalmente renunció a sus planes de desarrollar programas de armas de destrucción masiva.

RECOMPENSA
Gran parte de la asistencia pretendía recompensar a Gadafi por esa decisión, un importante paso dado en los meses posteriores a la invasión estadounidense de Irak y en plena guerra de Afganistán, pero los documentos muestran que esa ayuda fue incluso más intensa de lo que se creía.

Algunos textos, según los medios, señalan incluso que Estados Unidos preparó el discurso en el que Gadafi anunció el fin de sus programas de armamentos, y la cooperación entre las dos partes fue tan cercana que la CIA quería establecer una “presencia regular” en Libia, según ““The Wall Street Journal”:http://online.wsj.com/home-page”:, que cita una nota de Stephen Kappes, el entonces número dos de la CIA.

El británico The Independent asegura que los documentos fueron hallados en las oficinas del ex ministro del Exterior libio Mussa Jussa, que huyó a Londres en marzo.

EL HIJO DEL REY
También hay pruebas de favores personales entre líderes libios y sus nuevos aliados, como señala el ejemplo de Blair y el hijo de Gadafi. La misiva se dirige al “ingeniero Saif”, al que agradece por destacar su tesis propuesta, y llega a sugerir ejemplos que “podrían ayudarle con sus estudios”.

Blair lideró los esfuerzos internacionales desde 2004 para devolver a Gadafi a la escena internacional tras años de aislamiento. El joven Gadafi estudió en la prestigiosa London School of Economics.

Apenas hubo declaraciones hasta ahora de la CIA y el MI-6, los más afectados por el escándalo. Un portavoz de la CIA dijo simplemente a “The New York Times” que no debería sorprender que la CIA intentara cooperar con potencias extranjeras para intentar controlar el terrorismo.

Según “The Wall Street Journal”, los lazos con Libia crecieron durante la segunda fase del mandato del ex presidente George W. Bush, cuando muchos sospechosos de terrorismo fueron enviados a Libia, conocida por permitir la tortura durante los interrogatorios.