El Ejército británico elaboró manuales de tortura para prisioneros en Iraq, según denuncia

De acuerdo al diario ‘The Guardian’, los militares recibieron instrucciones de desnudar a los detenidos y someterlos a inspecciones genitales

El Ejército británico elaboró manuales de tortura para prisioneros en Iraq, según denuncia

El Ejército británico elaboró manuales de tortura para prisioneros en Iraq, asegura en su edición de hoy el diario británico ‘The Guardian’.

Según el rotativo, los soldados de la Royal Army recibieron instrucciones de desnudar a los prisioneros durante interrogatorios, y de dejarles sin ropa en caso de no mostrarse cooperativos.

Las acusaciones podrían proceder de clientes del abogado proderechos humanos Phil Shiner, quien defiende a más de 100 iraquíes que demandaron a las Fuerzas Armadas británicas por cometer faltas durante la guerra de Iraq. Shiner trabaja también con la plataforma de Internet Wikileaks, que el pasado fin de semana publicó casi 400.000 “documentos secretos del Ejército estadounidense.”;http://elcomercio.pe/mundo/658751/noticia-wikileaks-militares-eeuu-mataron-680-civiles-iraquies

DETALLE DE LAS TORTURAS
Los manuales de tortura así como una presentación de power point dan instrucciones a los soldados acerca de cómo aterrorizar a los presos, llevarles al agotamiento y desorientarles. Según “The Guardian”, se recomendaba a los militares que efectuaran los interrogatorios en lugares apartados como contenedores en barcos. Para “condicionar” a los presos, debían someterles a inspecciones genitales.

Una de las instrucciones dadas en 2008 exigía que solo se permitiese a los presos dormir cuatro horas seguidas. Las instrucciones podrían atentar contra la Convención de Ginebra, que prohíbe el uso de la coacción física o moral, asegura el periódico.

Las instrucciones proceden, según “The Guardian”, del periodo posterior al 2003, es decir, después de que muriera en cautiverio británico Baha Mousa, un portero de hotel iraquí. Su cadáver mostraba 93 tipos de heridas distintas. El caso es objeto de una investigación en Reino Unido.

Un portavoz del Ministerio de Defensa sostuvo hoy tras este caso se han hecho públicos cuáles son los métodos de interrogación del Ejército británico.