Elecciones en EE.UU.: los diez estados claves que decidirán al ganador

Barack Obama y Mitt Romney corren contra el tiempo para cautivar a los indecisos antes de los comicios del martes

Elecciones en EE.UU.: los diez estados claves que decidirán al ganador

Cuando el próximo martes los estadounidense acudan a votar, los resultados de determinados estados se seguirán con mayor atención que los de otros.

Con el sistema de votación estadounidense, el presidente no sale elegido por la mayor cantidad de votos recibidos en todo el país, sino por la mayor cantidad de votos asignados a cada estado federado y hay diez estados donde el resultado va cambiando con cada comicio y que proporcionan la llave para conseguir los 270 votos del colegio electoral para ganar la presidencia.

COLORADO: Este estado montañoso en el oeste de Estados Unidos fue durante años un bastión republicano hasta que el presidente Barack Obama ganó sus nueve votos en el 2008. Los demócratas controlan las delegaciones para el Congreso y también el gobernador es de ese partido, pero Mitt Romney cuenta con un ligero margen a favor en las encuestas del estado. Se podría beneficiar del apoyo de una amplia comunidad evangélica, que normalmente suele votar republicano, así como de todo el ambiente antigubernamental que allí reina.

FLORIDA: Es el estado “oscilante” que más votos electorales aporta, con un total de 29. La importancia de Florida quedó patente de forma dramática en las elecciones del 2000, cuando por un estrecho margen de votos allí ganó la presidencia el republicano George W. Bush en lugar del demócrata Al Gore.

Este soleado estado sureño atrae a numerosos jubilados, así que las propuestas en el ámbito de la sanidad para gente mayor y jubilada suelen figurar en lo más alto de la agenda de los candidatos. La amplia población hispana en el estado podría ser la clave con Obama intentando ganar su voto, incluso aun cuando muchos cubano-estadounidenses tiendan a votar republicano. Obama se llevó la victoria en el estado en el 2008, pero los candidatos libran una carrera ajustada en las últimas encuestas.

IOWA: El estado central de Iowa aporta solo seis votos electorales, pero los candidatos dedican bastante tiempo a él en parte porque se trata de la primera votación durante la temporada de las primarias, lo que hace que muchos políticos anuncien allí que van a concurrir en la carrera presidencial. Obama lidera las encuestas, pero los últimos sondeos apuntan a que el estado prácticamente dividido.

CAROLINA DEL NORTE: Este estado sureño aporta 15 votos electorales y apoya a Romney con sus numerosos votos socialmente conservadores. Obama casi ganó el estado con su amplia población afroamericana, en el 2008, pero las encuestas de opinión muestran que Romney lidera esta votación.

NEW HAMPSHIRE: Este pequeño estado en el noreste del país, al igual que su primo del centro Iowa, no tiene un gran peso político, pues solo cuenta con cuatro votos electorales, pero resulta atractivo porque aquí se desarrollaron las primeras primarias en enero y ambos candidatos han pasado mucho tiempo allí. Romney tiene una casa de veraneo en el estado y fue gobernador del vecino Massachusetts, sin embargo, Obama arrolló al republicano John McCain con un margen amplio en el 2008.

NEVADA: Este estado en el desierto con seis votos electorales es uno en los que más se ha notado la crisis financiera, donde muchas personas se han quedado sin poder pagar la casa que habían comprado y con una tasa de desempleo mucho más alta de la media nacional. En agosto, un 12,1% de la población activa en Nevada no tenía trabajo, lo que podría ayudar a Romney. No obstante, la amplia población hispana contribuyó a sumar votos para Obama en el 2008 y podrían ayudarle ahora a ganar de nuevo.

PENNSYLVANIA: Este estado del noreste aportará al ganador un buen puñado de 20 votos electorales, que no han ido a los republicanos desde 1988. A pesar de que el estado es de tendencia demócrata, la carrera siempre se ha librado por un estrecho margen en las últimas elecciones. Las ciudades más importantes como Filadelfia y Pittsburgh son bastiones de Obama, pero la parte central (y rural) podría ser la que marque la diferencia dando su voto a Romney.

OHIO: Con su mezcla de ciudades, barrios periféricos y áreas rurales, el estado clave de Ohio es un reflejo de Estados Unidos. Ningún republicano ha ganado la Casa Blanca sin sus 18 votos electorales. Y ningún candidato, ya sea demócrata o republicano, desde John F. Kennedy en 1960, ha logrado ser presidente perdiendo en ese estado. Tanto Obama como Romney han pasado mucho tiempo en las últimas semanas allí y han realizado un esfuerzo para convencer a la gente de que acuda a votar.

VIRGINIA: Este estado aporta 14 votos electorales y fue clave en la victoria de Obama en el 2008. No había apoyado a un candidato demócrata desde 1964. Los suburbios de la capital, Washigton DC, en el norte, convierten a Virginia en atractiva por su electorado demócrata en esta área, a diferencia de las partes rurales más conservadoras del estado.

WISCONSIN: El estado central de Wisconsin contribuye con 10 votos electorales y fue un trofeo demócrata en últimas elecciones. Sin embargo, el vicepresidente de Romney, Paul Ryan, es natural de este estado y el clamor conservador en torno a una serie de derechos sindicales que hizo que el gobernador republicano ganase un referéndum revocatorio este año, conduce a una carrera más ajustada.