Eslovaquia celebra con agua estos días de Semana Santa

De acuerdo a una antigua costumbre, de esta manera las mujeres jóvenes se mantienen sanas y bonitas

Eslovaquia celebra con agua estos días de Semana Santa

Veinte años después del fin del comunismo, la Pascua en Eslovaquia se celebra entre las tradiciones del cristianismo, incluidas recetas culinarias, y las costumbres paganas alusivas a la fertilidad.

Alimentos como huevos duros, jamón cocido con sal, bollo con requesón, panecillos con apio, pasta de patata con queso de oveja y puré de arroz con mantequilla forman parte del recetario tradicional de las celebraciones de la Pascua eslovaca.

Algunos son consumidos durante los días de abstinencia, ya que con excepción del Jueves Santo, muchos católicos del país centroeuropeo cumplen ese precepto religioso y no prueban la carne hasta el Domingo de Resurrección.

También destaca la decoración de las casas, que va dando entrada a elementos de la Naturaleza –ramas y sarmientos verdes, y huevos ornamentales pintados a mano- cuando ésta recobra nuevos bríos con la primavera, que también habla de la vida y es considerada símbolo de la resurrección.

COSTUMBRES PAGANAS
Por otro lado, entre las costumbres paganas más extendidas, y que se festejan sobre todo durante el lunes de Pascua, destaca la de ir por las casas con un cubo de agua fría y verterlo sobre las mujeres jóvenes.

“Se salía temprano y se les echaba agua, para que fueran bonitas y sanas. Y es que los viejos eslavos celebraban las deidades de la vegetación”, recuerda el pastor evangélico Rastislav Stancek.

Además del agua, en algunos sitios las muchachas recibían pequeños azotes con varas de sauce, y a cambio debían entregar un presente, como un trozo de bollo.

La traducción de una de las estrofas tradicionales dice: “Lo he visto, lo he oído, que tienes en casa una ganso negro, y vine a lavarlo para que sea blanco como las alas de una oca. Buenas días y aquí tienes unos azotes”.

“Estos se decían a todas las mujeres y luego se derramaba el agua sobre las chicas solteras, y ellas daban al joven un huevo cocido, que es un símbolo pagano de la fertilidad”, explicó Stancek.

También era costumbre enterrar en los campos las cáscaras de los huevos de Pascua, para que fueran más fértiles. “Estaba unido a la tradición que existía en las zonas agrícolas, donde antes de arar se rezaba”, recordó también el pastor.


Tags relacionados

semana santa

Pascua

Eslovaquia