A esta monja octogenaria la acusan de robar bebes en España

Sor María Gómez, quien se niega a declarar al respecto, es la primera investigada por una red que vendía a las criaturas

Sor María Gómez casi es agredida por quienes le acusan. (AP)

Una monja investigada por su participación en un supuesto caso de robo de bebes en España se negó el jueves a testificar ante el juez, una decisión calificada de “atrocidad” por parte de asociaciones de víctimas.

Sor María Gómez, de 80 años, acudió a los juzgados de Madrid rodeada de una gran expectativa mediática, pero se acogió a su derecho constitucional de no declarar. Algunos afectados esperaban a la monja, vestida con su hábito, para increparla.

Gómez es la primera persona investigada en España por una supuesta red que se dedicaba a robar bebes en las maternidades y los entregaba ilegalmente en adopción a cambio de dinero.

Para perpetrar los robos, hacían creer a los padres biológicos que sus hijos habían muerto poco después de nacer. Aunque en otras ocasiones, simplemente los arrebatan bajo amenazas y a los padres adoptivos se les decía que eran bebes abandonados.

MÁS DE 1.500 DENUNCIAS QUE IMPLICAN RELIGIOSOS Y MÉDICOS
Los casos investigados comenzaron durante la dictadura de Francisco Franco (1939-1975) y se prolongaron hasta mediados de los años 80, bien entrada la democracia.

En total, se han presentado 1.500 denuncias en las fiscalías de todo el país, pero Gómez es la única formalmente procesada por estos hechos, en los que supuestamente están implicados religiosas y médicos.