Ex jefe de la CIA compareció ante el Congreso de EE.UU. tras escándalo

David Petraeus hizo su primera aparición pública desde que estalló infidelidad que le costó el cargo. Habló sobre atentado contra embajada en Bengasi

Ex jefe de la CIA compareció ante el Congreso de EE.UU. tras escándalo

David Petraeus, ex jefe de la CIA, se presentó ante el Congreso de Estados Unidos para hablar sobre el ataque al consulado en Bengasi, Libia, en el que murió el embajador Christopher Stevens, e informó que sabía que estaban implicados grupos cercanos a Al Qaeda.

El 11 de setiembre, cuatro estadounidenses, entre ellos Stevens, murieron en un ataque contra los dos complejos diplomáticos estadounidenses en esa ciudad Libia, hecho que fue criticado duramente por los republicanos. El senador John McCain comentó que el Ejecutivo había mostrado una “incompetencia colosal” o bien había incurrido en una “empresa de disimulación”:

La fiscalización del hecho se pospuso hasta la fecha por las elecciones en Estados Unidos y hoy fue la primera salida oficial de Petraeus tras su renuncia el 9 de noviembre por la relación extramarital con su biógrafa, Paula Broadwell. El ex jefe de la CIA habló ante la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes.

El representante republicano Pete King, que participó en la audiencia, dijo que el general había explicado que tenía clara la participación de grupos terroristas. “Dijo que había informes de inteligencia (diferentes), pero que él siempre pensó en la existencia de una importante implicación terrorista (…) No recuerdo que haya dicho eso el 14 de setiembre”, indicó el legislador en referencia a la presentación de ese día por parte de Petraeus ante el Congreso.

King aseguró que el general se mostró muy profesional y atento a los hechos y se disculpó por el escándalo sexual que lo llevó a presentar su renuncia la semana pasada. Sin embargo, el núcleo central de la discusión fue el descubrimiento de que milicias islamistas participaron en el ataque y que no se trató de una manifestación de repudio contra un filme islamófobo que circulaba por Internet en aquella fecha. Esta última postura fue defendida y luego descartada por el gobierno de EE.UU.