La falta de señalización confunde a peatones en el puente Alipio Ponce

Microbuses y combis aprovechan el escaso control mientras crece el flujo de autos y veraneantes hacia las playas del sur de nuestra capital

La falta de señalización confunde a peatones en el puente Alipio Ponce

EL COMERCIO

¿Dónde tomo los carros que van a Chorrillos? ¿Por dónde salgo a Ciudad? Son algunas preguntas habituales de los transeúntes al llegar al remozado intercambio vial Alipio Ponce, obra concluida recientemente por el concesionario Rutas de Lima y que incluye un túnel peatonal que cruza la Panamericana Sur.

No hay orientadores que respondan las interrogantes de los confundidos peatones, tampoco carteles que indiquen hacia dónde conduce cada uno de los cuatro accesos del túnel.

En un recorrido hecho ayer, El Comercio corroboró que la falta de señalización hace perder tiempo a las personas que caminan de un lado a otro para llegar a su destino. “No hay a quién preguntarle por dónde ir”, se quejaba una mujer que cargaba pesadas bolsas.

Otros, en cambio, optaban por trepar los viejos guardavías y atravesar la vía rápida corriendo. La única policía de tránsito que había en la zona no podía evitarlo; con un silbato, trataba de impedir que los choferes se detuvieran a mitad de la pista.

La mejora en Alipio Ponce consistió, además, en la construcción de un nuevo paradero en cada sentido de la vía. Ambos están techados, con bancas y señalizados. Sin embargo, las personas y los transportistas todavía siguen utilizando los antiguos paraderos abarrotados de vendedores de huevo de codorniz, helados, dulces y comida al paso. Nadie fiscaliza el recojo de pasajeros en zonas no autorizadas, mientras que los nuevos paraderos lucen con poco público.

La escena más caótica se observó a partir de Alipio Ponce con dirección al sur, donde empezaron a formarse embotellamientos desde el mediodía. Luego de la 1 p.m. llegó un grupo de inspectores de chaleco amarillo de la Municipalidad de Lima para verificar el uso de los paraderos formales.

MAYOR CARGA VEHICULAR
A diferencia de los días pasados, ayer la carga vehicular hacia el sur se intensificó, al igual que la presencia de bañistas en los balnearios de esa zona de la capital. No obstante, el paso no fue tan pesado para los veraneantes. Rutas de Lima estima que este fin de semana –contando desde el viernes por la noche– unos 216 mil vehículos dejarán la ciudad con dirección al sur.

Las sombrillas multicolores cubrieron gran parte de los balnearios El Silencio y Playa Blanca, en Punta Hermosa. Según administradores de los restaurantes de la zona, la cifra de visitantes por ahora es un 40% de la afluencia normal de verano.

COBRO DE PARQUEO
Siete distritos de Lima ya recibieron la ratificación del concejo capitalino para efectuar cobros por parqueo en sus playas desde el 1 de enero. Estos son: Ancón, Santa Rosa, Barranco, Lurín, Punta Hermosa, Santa María del Mar y Pucusana. Los montos varían entre S/.0,50 y S/.1 por cada 30 minutos. Hasta ayer solo se habían publicado las ordenanzas de Pucusana y de Santa María del Mar.