Francia y Grecia revelan las diferencias de una Europa en crisis

La izquierda se abre paso en medio del rigor fiscal, mientras que extremistas de ambos bandos encuentran espacios políticos

Francia y Grecia revelan las diferencias de una Europa en crisis

DANIEL MEZA @daniel_mz
Redacción Online

Tras las elecciones de Francia y Grecia nos encontramos con un escenario de incertidumbre y grandes contrastes. La situación parte de una elección presidencial francesa que le dio la victoria al socialista Francois Hollande sobre las ideas conservadoras y cercanas a la política de austeridad pactada por la Unión Europea. Sí, la misma que tiene a una España en vilo y con persistentes protestas por el desempleo y que sacó a Berlusconi y puso a Monti, que bajo el mismo concepto no ha logrado calmar los bloqueos y los reclamos en Italia.

Evidentemente, se trata de una alternativa al rigor fiscal que se convierte en la cruz a cargar por las masas del Viejo Continente, ejecutado y controlado por la extinta dupla ‘Merkozy’ (la canciller alemana Angela Merkel y el saliente mandatario francés Nicolás Sarkozy).

Pese a que ayer los titulares mostraron la rigidez con la que parece recibir Alemania al nuevo líder de la segunda potencia de la UE, los analistas coinciden en que un cambio deberá haber, pese a quien le pese (en este caso al Banco Central Europeo).

“Merkel tendrá que ceder en algo. No creo que pueda mantener su posición rígida como la estuvo manteniendo hasta ahora”, indica a elcomercio.pe el especialista en política de Francia, Francisco Belaúnde. “Definitivamente, llevará a un punto de inflexión en las políticas de austeridad”.

El reconocido politólogo italiano Gianfranco Pasquino dilucida otro de los puntales de Hollande. “Como Sarkozy no mejoró la economía francesa, muchos creen que el cambio puede venir con el socialismo, el cual propone, por ejemplo, que para impulsar el crecimiento hay que hacer pagar más a los ricos”, dice en entrevista a “Infobae”. (mira aquí los objetivos que perseguirá Hollande).

Por otra parte, Hollande prometió jugársela por el impulso a la economía mediante la creación de empleos, conquistó a otros tantos con el retiro de las tropas francesas en Afganistán, fuente de gasto de millones de dólares.

En Grecia reina el caos político (nadie obtuvo mayoría en las parlamentarias), pero la izquierda radical llegó a ser la segunda fuerza. Luego de que ningún partido obtuviera la mayoría, y tras la imposibilidad del conservador Antonis Samaras de formar un nuevo gobierno, le toca el turno al izquierdista radical griego, Alexis Tsipras, quien ya rechazó de plano la formación de un gobierno de coalición para ajustarse a los planes anticrisis de la UE.

¿Qué pasará, a raíz de esta nueva corriente, con el resto de países todavía afiliados al plan austero?

Otra consecuencia de la crisis es el creciente racismo y la segregación extrema con niveles de odio. El Frente Nacional de Marine Le Pen, en Francia, culpa a los inmigrantes sus problemas económicos y sociales. Pero se quedan pequeños al comparárseles con Aurora Dorada (Golden Dawn), el partido neonazi que logró escaños en el parlamento griego y que llama a los inmigrantes “escoria humana”. En tiempos de crisis, se revelaron los grandes abismos que dividen a los europeos.


Tags relacionados

crisis

Europa