Obama anunció US$3.000 millones de empresas en lucha contra el hambre

El G8 inició mirando a África antes de centrarse en la crisis europea

Obama anunció US$3.000 millones de empresas en lucha contra el hambre

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dio hoy inicio a la maratón de cumbres del G8 y la OTAN que albergará este fin de semana en su residencia de descanso de Camp David y luego en Chicago con el lanzamiento en Washington de una nueva Alianza para la Seguridad Alimentaria y Nutrición en África.

Anunció el compromiso de empresas privadas de destinar 3.000 millones de dólares a inversiones agrícolas para luchar contra el hambre y la pobreza justo antes del comienzo de la cumbre del G8.

El mandatario aseguró en una intervención en una conferencia organizada por la Agencia Estadounidense de Ayuda Internacional (USAID) que los países del G8 se atendrán también a los compromisos tomados en la cumbre de 2009 en L’Aquila (Italia) para invertir 22.000 millones de dólares en países pobres, especialmente en África.

“Debemos cumplir los compromisos de L’Aquila. No son promesas vacías”, indicó Obama con respecto a los fondos acordados en programas a tres años que chocan ahora con un contexto de crisis y austeridad en los países ricos. “Para la nación más rica del mundo es un imperativo moral liderar la lucha contra el hambre”, dijo el presidente al anunciar la llamada.

Según Obama, 45 empresas privadas se han comprometido a coordinar proyectos con los Gobiernos e instituciones para sacar a decenas de millones de personas de la pobreza.

“Los objetivos pasan por aumentar los ingresos de los agricultores y sacar a millones de mujeres y niños de su situación de pobreza”, indicó Obama, quien agradeció el compromiso de los Gobiernos africanos.

Garantizar la seguridad alimentaria en África, un compromiso que data desde la Cumbre del G8 en L’Aquila, Italia, en 2009, forma parte de la intensa agenda que los siete países más industrializados más Rusia tienen pendiente en su nuevo encuentro en Estados Unidos.

OTROS COMPROMISOS
Pero la Cumbre del G8 en Camp David, en las afueras de Washington, que oficialmente comenzará en la tarde de este viernes con una recepción y cena de trabajo de Obama a sus pares del exclusivo grupo, estará previsiblemente centrada en un gran y acuciante problema: la crisis de la Zona Euro.

Para ello, antes de desplazarse hasta Camp David, Obama recibirá también hoy en la Casa Blanca al flamante presidente francés, Francois Hollande, en una reunión bilateral donde la crisis europea y la nueva visión gala, con una apuesta no sólo por la austeridad sino también por una “agenda del crecimiento”, tendrá un lugar prominente.

La ausencia del recién asumido presidente ruso, Vladimir Putin, tanto al G8 como a la posterior cumbre de la OTAN en Chicago a partir del domingo hace temer a los expertos que otros temas importantes de la agenda de los mandatarios, como la cuestión de Siria, queden en un segundo plano por la imposibilidad de acordar ningún paso clave sin la anuencia de Moscú.


Tags relacionados

Estados Unidos

G8

Barack Obama