Guerrillero de las FARC que mató a su cabecilla quiere ser senador en Colombia

Asesinó a su jefe a traición para poder entregarse a la justicia y ahora busca obligar al gobierno a cumplir sus promesas con los guerrilleros desmovilizados, desde el legislativo

El guerrillero colombiano Pedro Pablo Montoya Cortés, alias "Rojas", quien mató a su jefe y le cercenó una mano para presentarse ante las autoridades y cobrar una recompensa en dinero, quiere ser senador, informó hoy el diario "El Tiempo". Desde prisión, "Rojas", que perteneció a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), pidió al Consejo Electoral confirmar si puede inscribirse pues hay "un partido listo para darle el aval" para aspirar a una curul en las elecciones que se celebrarán el 14 de marzo. Montoya Cortés se presentó en marzo de 2008 en un batallón con la mano de alias "Iván Ríos", quien era su comandante y al que asesinó mientras dormía de un disparo en la cabeza. El matutino señala que "Rojas" quiere obtener un escaño en el Senado porque, "según él, el Gobierno le incumplió con lo que le ofreció tras su entrega y porque quiere luchar para que esta situación no se repita con otros desmovilizados". Añade que si alcanza un escaño, desde el Congreso será un promotor de una reforma agraria y será un gestor de paz. Alias "Rojas" sin embargo, está acusado de concierto para delinquir, terrorismo, homicidio y porte ilegal de armas. "El Tiempo" recuerda que la Constitución colombiana "establece que si una persona no ha sido condenada puede aspirar al Congreso" y "Rojas" subrayó que él hasta ahora no ha sido condenado.