Holandés inauguró una réplica del arca de Noé en tamaño real

Johan Huibers culminó su trabajo luego de 20 años. La nave fue abierta al público y en su interior hay un pequeño zoológico

Una réplica del Arca de Noé abrió sus puertas al público en la ciudad de Dordrecht, Holanda. La obra de Johan Huibers retrata el relato de la Biblia, en el que Dios ordenó a Noé que construyera una embarcación de suficiente tamaño para salvar parejas de animales y a su familia mientras la Tierra se inundaba.

Traducido a medidas actuales, Johan interpretó la descripción que aparece en el Génesis para construir el arca que mide 130 metros (427 pies) de largo, 29 metros (95 pies) de ancho y 23 metros (75 pies) de altura.

Huibers dijo haber completado un sueño de 20 años para enseñar a la gente la historia y la fe. El arca fue autorizada a recibir hasta 3 mil visitantes por día.

La nave es fácilmente vista desde una autopista cercana donde está anclada en la ciudad de Dordrecht, al sur de Rotterdam. En la principal bodega del arca hay un amplio espacio de establos, los visitantes observan una serie de animales de peluche y plástico como búfalos, cebras, gorilas, leones, tigres, osos.

En otra parte del arca hay un zoológico con animales reales que son menos peligrosos o más fáciles de cuidar, como ponis, perros, ovejas y conejos, y una impresionante colección de aves exóticas.

TODO COMENZÓ CON UNA PESADILLA
Para Huibers todo comenzó con una pesadilla que tuvo en 1992 cuando Holanda estaba inundada como en muchas otras veces en su historia. Por ello cree en la posibilidad de nuevas inundaciones, no se diga por el calentamiento climático, y cita un pasaje del Nuevo Testamento que vaticina que las “ciudades de la costa temblarán” casi al final de los tiempos.

Sin embargo no está preocupado de que todo el planeta se anegue otra vez. En la Biblia, el arco íris es la promesa de Dios de que no ocurrirá.