Hombre confesó haber matado a este niño desaparecido en 1979

Etan Patz tenía 6 años cuando se perdió. Nunca se hallaron los restos humanos del pequeño

Hombre confesó haber matado a este niño desaparecido en 1979

Una persona llamada Pedro Hernández, que está bajo la custodia de las autoridades, reconoció estar implicada con la muerte de Etan Patz, un niño que tenía 6 años en 1979, cuando desapareció en camino a la colegio, y cuyo caso ayudó a lanzar el movimiento que pone el rostro de menores desaparecidos en los empaques de leche.

El hombre fue interrogado hoy por la oficina del fiscal de distrito en Manhattan, que encabeza la investigación en la que participan el FBI y la policía, según informó una persona cercana a la investigación, quien prefirió permanecer anónima por no tener permiso de hablar del caso.

Hay reportes diversos de lo que Pedro Hernández ha confesado tras su arresto de ayer en New Jersey. Según fuentes de “The New York Post”, el sospechoso confesó que atrajo a Patz con caramelos antes de apuñalarlo, descuartizarlo y colocarlo en bolsas de plástico. Por su parte, el “New York Times” señaló que Hernández dijo haber estrangulado al niño y luego colocado su cuerpo en una caja.

Etan desapareció el 25 de mayo de 1979 cuando caminaba solo por primera vez hacia la parada del autobús, a dos calles de su casa en el vecindario de SoHo (Manhattan, Nueva York).

DESAPARICIÓN CONMOCIONÓ SOHO
Hubo una exhaustiva búsqueda por parte de la policía y una importante atención de los medios de comunicación. La foto del niño fue la primera de un menor desaparecido que se colocó en un empaque de leche. Miles de carteles fueron colocados por toda la ciudad, se hizo campaña en edificios, se entrevistó a cientos de personas. SoHo no era un vecindario de boutiques vanguardistas y galerías como ahora, sino uno de clase trabajadora estremecida por la noticia.

Sus padres, Stan y Julie Patz, se niegan a mudarse o incluso a cambiar su número de teléfono, a la espera de que su hijo tratase de ponerse en contacto con ellos. Todavía viven en el mismo apartamento, a una calle de la construcción que fue examinada en abril para buscar pistas sobre el niño. Sobre la nueva información, han preferido no emitir opinión.