Hugo Chávez insultó a Álvaro Uribe y amenazó con romper relaciones con Colombia

El presidente de Venezuela anunció que no asistirá a posesión de mando de Juan Manuel Santos

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció que no asistirá a la investidura del presidente electo de Colombia, Juan Manuel Santos, porque debe “cuidar” su vida, y advirtió que “podría romper las relaciones” con esa nación “en las próximas horas”.

Chávez aseguró en un acto universitario retransmitido en cadena nacional obligatoria de radio y televisión que el actual presidente de Colombia, Álvaro Uribe, a quien llamó “mafioso”, “es capaz de cualquier cosa”, sugiriendo que podría ordenar atentar contra su vida.

El Gobierno de Uribe acusó en las últimas horas al de Chávez de ocultar a guerrilleros en su territorio y anunció que llevará el asunto a la Organización de Estados Americanos (OEA), por lo cual Caracas ya ordenó el regreso de su embajador en Bogotá.

Tras subrayar que “nosotros no ocultamos a nadie”, Chávez advirtió: “Si siguen con sus locuras, yo en las próximas horas voy a romper las relaciones con Colombia y eso haría muchísimo más difícil” que puedan ser restituidas después de que Santos asuma, el próximo 7 de agosto.

El jefe de Estado sostuvo que Uribe “está peleado con Santos” y que por ello “lo está saboteando”. “Hago un llamado al presidente electo (…); yo le pido que se desmarque de Uribe”, añadió y recordó que había autorizado a su ministro de Exteriores, Nicolás Maduro, a reunirse con María Ángela Holguín, la futura ministra de Relaciones Exteriores de Santos.

NO IRÁ A BOGOTÁ
Chávez insistió en que no asistirá a los actos de toma de posesión de Santos, con quien, pese a que “no es ningún santo de nuestra devoción”, remarcó, está dispuesto a normalizar las relaciones, ya “congeladas” por decisión de Chávez de mediados del año pasado.

“No debo asistir a la posesión y lo lamento mucho”, porque “Colombia es una nación hermana, solo que ha llegado una burguesía que nos odia”, subrayó y sostuvo que inicialmente pensó ir para “extender la mano” a Santos y “dar una señal” hacia la normalización de las relaciones.