La cifra de muertos por el huracán Irene subió a 18

Aunque ha sido degradada a tormenta tropical, el fenómeno causó estragos por un monto cercano a los US$2 mil millones

La cifra de muertos por el huracán Irene subió a 18

El paso del huracán ‘Irene’, convertido ya en una tormenta tropical al atravesar Nueva York, se ha cobrado ya 18 muertos y ha dejado a millones de personas sin electricidad en Estados Unidos.

Una persona murió en el estado de Connecticut al declararse un incendio en su vivienda, causado al parecer por la caída de las líneas de tendido eléctrico, según el gobernador del estado, Dannel Malloy.

En Nueva Jersey, una mujer murió al quedar atrapada en su vehículo en una inundación, mientras que en el estado de Maryland otra mujer falleció al caer un árbol sobre su vivienda.

Dos personas fallecieron en la costa de Florida arrastradas por las corrientes y en Virginia, uno de los primeros estados en sufrir los efectos del huracán murieron cuatro personas, alcanzadas por la caída de árboles.

A ellos hay que añadir una mujer en Maryland, fallecida en el derrumbe de una chimenea, un hombre que murió electrocutado en Nueva York al intentar salvar a un niño. En tanto, en Pensilvania, fallecieron dos personas por caídas de árboles y otra, que se estrelló en su vehículo.

El estado donde se registra un mayor número de víctimas (cinco) hasta el momento es Carolina del Norte, donde “Irene” tocó tierra el sábado como un huracán de categoría 1 en la escala de Saffir-Simpson, de un máximo de cinco.

El vórtice de “Irene” impactó cerca de Coney Island, en la ciudad de Nueva York, “con vientos máximos sostenidos de 100 kilómetros por hora alrededor de las 9 a.m., hora local (8 a.m. de Perú)”, indicó el Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos, en un boletín especial.

LAS CONSECUENCIAS DEL HURACÁN
La llegada de Irene a la ciudad de Nueva York ha dejado sin luz a más de 200 mil personas y provocó las primeras inundaciones en lugares cercanos al río Hudson.

Las autoridades habían ordenado la evacuación obligatoria de unas 370.000 personas que viven en las zonas con mayor riesgo de inundaciones y calculan que unos 9.500 neoyorquinos pasaron la noche del sábado en algunos de los 91 refugios repartidos por la ciudad.