Huracán Sandy dejó sin agua y luz a la isla de Manhattan

La zona sur de la gran manzana no contará con servicios básicos hasta el lunes. Varios neoyorkinos prefirieron abandonar la ciudad

Huracán Sandy dejó sin agua y luz a la isla de Manhattan

El huracán Sandy será recordado por muchos neoyorkinos no solo por la intensidad que lo caracterizó, sino también por los estragos que dejó a su paso, especialmente respecto a los servicios básicos. La zona sur de la gran manzana, es decir el área aledaña a Wall Street y al World Trade Center que destaca por el lujo y suntuosidad de su arquitectura, carece de abastecimiento de agua y luz.

En la mayor parte de los Estados Unidos el cableado eléctrico es exterior, por lo que se deshizo fácilmente ante los fuertes vientos del huracán y privó de luz a los habitantes Manhattan. De inmediato dejó de funcionar la calefacción, el horno microondas, el ascensor y todo aquello que requiere de energía eléctrica. A eso hay que agregar que el suministro de agua se detuvo ya que las bombas que proveen a los edificios no contaban con la energía para funcionar.

El alcalde de la ciudad, Michael Bloomberg, previno a los neoyorkinos de los cortes que se avecinaban. Sin embargo muchos no lograron abastecerse de todo lo necesario y se vieron en la obligación de abandonar sus hogares, al menos hasta el día lunes, fecha en que se restablecerán los servicios.