Iglesia Católica chilena pidió perdón por casos de curas pedófilos y llamó a denunciar más hechos

El en la país vecino se han reportado 20 casos, según las autoridades de la institución religiosa

Iglesia Católica chilena pidió perdón por casos de curas pedófilos y llamó a denunciar más hechos

La Iglesia Católica chilena pidió hoy, por primera vez, perdón por una veintena de casos de pederastia que han sido denunciados en los últimos años en el país y exhortó a las víctimas a denunciar a las autoridades eclesiásticas estos “gravísimos delitos” con el fin de que no se repitan.

“No hay lugar en el sacerdocio para quienes abusan de menores, y no hay pretexto alguno que pueda justificar este delito”, reza un comunicado difundido durante una rueda de prensa que ofreció hoy el presidente de la Conferencia Episcopal de Chile (CECh), Alejandro Goic.

El texto, aprobado por el organismo eclesiástico durante su 99 asamblea plenaria, celebrada la semana pasada, a puerta cerrada, en la localidad costera de Punta de Tralca, expresa también su “adhesión” al Papa Benedicto XVI “ante las injustas y falsas acusaciones que ha recibido”.

El pontífice, que ha sido acusado por la prensa de encubrir a religiosos presuntamente implicados en casos de pederastia cuando encabezaba la Congregación para la Doctrina de la Fe, expresó su “vergüenza y pesar” durante una reunión con ocho víctimas este fin de semana en Malta.

APOYO A BENEDICTO XVI
La Conferencia Episcopal chilena mostró también su adhesión “a las claras y firmes orientaciones” del Papa.

Entre otras medidas, el Vaticano divulgó el pasado 12 de abril la Guía de la Congregación para la Doctrina de la Fe para afrontar esos hechos, redactada en 2003 y que establece que hay que denunciarlos “siempre” a la autoridad civil.

Según indica el comunicado difundido este martes, en la reunión de los obispos chilenos también se actualizó la aplicación de la normativa canónica establecida en mayo de 2003 que obliga a los miembros de la Iglesia chilena a “actuar con rigor” frente a eventuales denuncias.

Goic insistió en que los sacerdotes “pueden sugerir” a las víctimas que acudan a los tribunales civiles, pero “no pueden obligarlos”.

Del mismo modo, Goic defendió que un sacerdote debe siempre guardar el secreto de confesión aunque haya conocido la comisión de un delito y pueda arriesgarse con ello a ser acusado y condenado por encubrimiento.

Además, según indica el comunicado, los obispos chilenos meditaron durante la asamblea de la CECh sobre la manera en que han enfrentado los casos de pederastia que se han denunciado en Chile, que según precisó Goic suman una veintena.

LOS CASOS DE PEDOFILIA EN CHILE
En concreto, cinco sacerdotes han sido ya condenados, cinco están sometidos a un proceso judicial en desarrollo y otros diez han sido acusados de cometer abusos sexuales a menores, aunque algunos de ellos han sido absueltos.

Los obispos también analizaron “la forma en que estos delitos desafían a valorar aún más la fidelidad de los presbíteros y consagrados a su misión apostólica, los procesos de discernimiento vocacional, de admisión a los seminarios y de acompañamiento espiritual a los sacerdotes”.

“La pedofilia y la pederastia son muy graves, son una enfermedad”, subrayó Goic, quien recalcó que “ligar el celibato a la pedofilia es un error”.

Goic fue consultado también acerca de las declaraciones del secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone, quien la semana pasada, en el marco de la asamblea de la CECh, vinculó la pederastia a la homosexualidad.

El presidente de la CECh se remitió a la explicación que ofreció el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, quien señaló que no considera de su competencia hacer afirmaciones generales de carácter psicológico o médico sobre estos asuntos.