La increíble historia de un anciano que derrotó a un batallón de nazis

A sus 83 años, Matvey Kuzmin consiguió acabar con una parte del ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial

La increíble historia de un anciano que derrotó a un batallón de nazis

Durante muchos años ha permanecido oculta la historia de un anciano ruso que, valientemente, logró acabar con un batallón de soldados nazi que invadían su país. No fue sino hasta después de muchos años que su hazaña fue divulgada, convirtiéndolo en nada menos que un admirado héroe de su país.

La historia de Matvey Kuzmin salió del olvido cuando el periodista de “Pravda” (diario de la antigua URSS) Boris Polevoy escribió el artículo “El último día de Matvey Kuzmin”, que luego se convertiría en un cuento infantil. La historia ha sido difundida recientemente por el blog ‘Historias de la historia’.

LO QUE PASÓ
“Conocido como ‘Biruiuk’ (lobo solitario), Kuzmin era un anciano ruso que vivía en los bosques que rodean su pueblo natal, Kurakino, alejado del ruido de las metrópolis. En 1942, alejado del mundanal ruido y en plena ofensiva nazi sobre Rusia, sus únicas preocupaciones eran cazar, pescar, recoger leña… hasta que un día se topó con un batallón de la 1ª División de Montaña del ejército alemán”.

El comandante alemán le ofreció comida, kerosene y un rifle de caza nuevo a cambio de guiarlos por el bosque y así sorprender al ejército rojo por la retaguardia. Kuzmin aceptó el trato (al menos eso les hizo creer a los nazis). Aunque Kuzmin no simpatizaba con el régimen stalinista, tampoco sería un traidor. Mientras los alemanes planificaban su ataque, Kuzmin consiguió avisar a Vasilij (quien sería su hijo o nieto) de su plan: atravesarían el bosque, por la ruta más difícil para agotarlos, hasta las cercanías de Malkino donde había un lugar idóneo para que el ejército rojo, avisado por Vasilij, los emboscase.

Tras varias horas de marcha, con la nieve hasta las rodillas, muy agotados y temblando de frío llegaron al punto elegido para la emboscada. Si Vasilij no había llegado a tiempo o no había podido avisar a los rusos, Kuzmin estaba perdido. Repentinamente, los rusos salieron de su escondite y comenzaron a disparar sus ametralladoras… los alemanes habían caído en la trampa. En medio de la reyerta, y antes de caer abatido, el oficial alemán mató a Kuzmin. Pocos alemanes pudieron huir de aquel ataque.

HÉROE DE LA UNIÓN SOVIÉTICA
En 1965 fue nombrado, a título póstumo, Héroe de la Unión Soviética, convirtiéndose en la persona de más edad que recibe esta condecoración.