Israel: aún no se puede controlar el voraz incendio forestal que ya sumó 41 muertos

Unos mil 500 bomberos trabajarán para acabar con las llamas que han obligado a huir a aproximadamente 17 mil personas

El devastador incendio forestal que se declaró el jueves cerca de la ciudad portuaria de Haifa, en el norte de Israel, seguía hoy totalmente fuera de control, mientras que la cifra de víctimas mortales aumentó a 41.

Las llamas, avivadas por el viento del mar, se aproximan velozmente desde el Monte Carmelo a las zonas urbanas. Esta mañana alcanzaron ya los suburbios más periféricos de Haifa. Varios centenares de familias fueron evacuadas del distrito de Denya, informó a DPA un portavoz policial.

Entre tanto comenzaron a llegar a Israel los primeros de los más de 20 hidroaviones ofrecidos por la comunidad internacional para apoyar las labores de extinción, tras un llamado del primer ministro Benjamin
Netanyahu.

El incendio pudo extenderse tan rápidamente debido a la prolongada sequía en el país, que ya dura varios meses, con temperaturas veraniegas de hasta 28 grados centígrados.

HUYENDO DE LAS LLAMAS
Como medida de precaución, miles de personas ya habían sido evacuadas ayer de las áreas afectadas. Se calcula que unas 17.000 personas se han visto obligadas a huir de las llamas.

De acuerdo con las autoridades carcelarias, hasta el momento han sido evacuados 900 presos de ambos penales.

Además de 36 agentes penitenciarios murieron dos policías, un bombero voluntario y un civil. Una víctima no ha podido ser identificada aún. Diecisiete personas fueron hospitalizadas con heridas, tres de ellas en estado crítico. Entre los heridos se encuentra la jefa de policía de Haifa, Ahuva Tomer, que se vio rodeada por las llamas en su coche de patrulla poco después de formular declaraciones a la televisión.

¿QUÉ PROVOCÓ EL INCENDIO?
Según las autoridades forestales, el hasta ahora mayor incendio forestal en la historia de Israel ya ha destruido una superficie de 30 kilómetros cuadrados, con unos 1,5 millones de árboles.

Aún se desconoce la causa exacta del incendio. Las autoridades, sin embargo, no descartan que haya sido intencional, ya que el fuego se originó simultáneamente en varios lugares. El diputado ultraderechista Yaakov Katz se había apresurado el jueves a atribuir el incendio a israelíes de origen árabe y calificó el siniestro como un “ataque terrorista”.

AYUDA DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL
Mientras tanto, Benjamin Netanyahu agradeció hoy a varios países, entre ellos Turquía, España, Francia, el Reino Unido, Egipto y Rusia, la ayuda “sin precedentes‘” ofrecida para combatir el incendio, calificado por su gobierno como una “tragedia nacional”.

También ofrecieron ayuda Grecia, Chipre, Azerbaiyán y Jordania. De Bulgaria arribaron 150 bomberos en un avión Hercules. Estados Unidos envió un Boeing 747 con sustancias químicas antiincendios. Turquía, que suspendió hace meses las relaciones diplomáticas con Israel tras el incidente con la flotilla de ayuda humanitaria a Franja de Gaza, anunció que enviaría dos aviones hidrantes.

Unos 1.500 bomberos están combatiendo el fuego para liberar la ruta 4 entre Haifa y Tel Aviv. Haifa, con 600.000 habitantes, es la tercera ciudad más poblada de Israel.

Lieberman señaló que esperaba que se lograse controlar los focos principales el sábado, aun cuando se tardaría varios días más en terminar de extinguir el incendio.