Kim Jong-Il, el dictador que amenazó al mundo con su plan nuclear

El fallecido líder norcoreano fue un gobernante solitario que mantuvo en suspenso a gobiernos de Japón y Corea del Sur

El líder norcoreano Kim Jong-Il, venerado en su país por una máquina de propaganda que lo convirtió en un semi-dios y vilipendiado en Occidente como un tirano temperamental con un arsenal nuclear, ha muerto, reportó el lunes la televisión estatal de Corea del Norte.

Kim (69) era el jefe del solitario Estado, cuya economía se hundió aún más en la pobreza durante sus años en el poder, mientras que agitó al mundo con el desarrollo de un programa de armas nucleares y un arsenal de misiles que estarían dirigidos a sus vecinos de Japón y Corea del Sur.

Kim fue retratado como la mente criminal detrás de atentados mortales, un jovial anfitrión, un bufón cómico en películas de Hollywood y por el Gobierno del ex presidente estadounidense George W. Bush como el gobernante de “un puesto de avanzada de la tiranía”.

Conocido en el país como “Querido Líder”, Kim se hizo cargo de Corea del Norte en 1994, cuando murió su padre y fundador del Estado Kim Il-sung, llamdo el “Gran Líder”. Se hizo famoso por su abultado peinado, zapatos de plataforma y trajes, poco a poco surgió de las sombras de su padre para convertirse en uno de los líderes más enigmático del mundo que puso a Corea del Norte por el camino de convertirse en una potencia nuclear.

Su Estado también fue citado con frecuencia como una amenaza para la estabilidad mundial.

LOS PRIMEROS AÑOS DE KIM JONG-IL
A pesar de haber estado en el escenario mundial más tiempo que la mayoría de los líderes del mundo, poco se sabe sobre Kim. Rara vez hablaba en público, casi nunca viajó al extranjero y tiene una biografía oficial que está llena de propaganda pero carece de un contenido concreto.

Kim tuvo una gran cantidad de títulos en Corea del Norte, pero el de presidente no era uno de ellos.

A Kim Il-sung le fue otorgado el título póstumo de presidente vitalicio, mientras que los puestos más poderosos de su hijo incluyeron el de presidente de la Comisión de Defensa Nacional, el verdadero centro del poder en Corea del Norte, y el de Comandante Supremo del Ejército Popular de Corea.

La propaganda norcoreana precisa que Kim Jong-il nació el 16 de febrero de 1942 en un campo secreto de los combatientes rebeldes liderado por su padre cerca del famoso Monte Paektu de Corea. Pero los analistas dicen que nació probablemente en la Unión Soviética, cuando su padre estaba con otros exiliados comunistas coreanos recibiendo entrenamiento militar y otros.

Su biografía oficial dice que en la escuela primaria mostró su espíritu revolucionario liderando marchas hacia los campos de batalla donde los rebeldes coreanos lucharon contra la ocupación japonesa de la península.

Para el momento en que estaba en la escuela media, había demostrado ser un trabajador ejemplar de una fábrica que reparaba camiones y motores eléctricos.

Fue a la universidad de Kim Il-sung donde estudió las grandes obras de pensadores comunistas, así como la teoría revolucionaria de su padre, de manera sistemática, según la propaganda estatal.

Analistas de Corea del Norte dicen, sin embargo, que Kim vivió una vida de privilegio en la capital, Pyongyang, cuando su familia regresó a la península dividida en 1945.

Los soviéticos luego instalaron a Kim Il-sung como el nuevo líder de Corea del Norte y la familia vivió en una mansión de Pyongyang antes ocupado por un oficial japonés.

El hermano menor de Kim Jong-il murió misteriosamente ahogado en una piscina en la residencia en 1947.

Kim probablemente pasó muchos de sus años de juventud en China para recibir educación y para mantenerlo seguro durante la Guerra de Corea durante 1950-1953, dijeron analistas.

MUCHOS PENSARON QUE SU RÉGIMEN SERÍA DE CORTA DURACIÓN
Después de graduarse de la universidad, Kim ingresó al Partido de los Trabajadores de Corea en 1964 y ascendió rápidamente en sus filas. Para 1973 era secretario de organización y propaganda del partido y en 1974 su padre lo ungió como su sucesor.

Kim aumentó gradualmente su poder en los asuntos internos en los años siguientes y su control dentro del partido gobernante fue siendo mucho mayor en la medida en que al joven Kim le fueron dando altos cargos en la Comisión del Buró Político y Militar en 1980.

Expertos de inteligencia dicen que Kim ordenó un bombardeo en Myanmar en 1983 en el que murieron 17 funcionarios de alto rango de Corea del Sur y la destrucción de un avión de Air Corea en 1987 que tuvo un saldo de 115 fallecidos.

También es sospechoso de la elaboración de planes para recaudar dinero mediante el secuestro de japoneses, el narcotráfico a través de las embajadas de Corea del Norte y convertir al país en un importante productor de moneda falsa.

Kim era conocido como un mujeriego, bebedor y aficionado al cine, de acuerdo con las personas que habían estado en contacto cercano con él y más tarde abandonaron el país. Le gustaba disfrutar a las bailarinas rusas, almacenar vinos en una bodega con más de 10.000 botellas y tener grandes cantidades de langosta y coñac.

La máquina de propaganda de Corea del Norte daba un panorama mucho más diferente.

Dice que Kim piloteó aviones de combate, a pesar de que viajó por tierra para sus viajes poco frecuentes al extranjero. Escribió óperas, tenía una memoria fotográfica, produjo películas y logró una hazaña sin precedentes en los anales del golf profesional, disparando 11 hoyos en uno en la primera ronda que jugó de ese deporte.

Cuando asumió el poder en 1994, muchos analistas creyeron que el plazo de Kim como el líder de Corea del Norte sería de corta duración y poderosos elementos en el Ejército se levantaron para tomar el control del Estado.

La economía ya anémica era un desastre debido a la finalización de la Guerra Fría y la pérdida de los socios comerciales tradicionales. Las malas cosechas y las inundaciones provocaron la muerte de alrededor de un millón de personas en una hambruna en la década de 1990 después de que asumió el poder.

A pesar de la débil posición con la que partió, Kim logró mantenerse en el poder. También aplicó reformas económicas que fueron diseñadas para proporcionar una pequeña y controlada cantidad de economía de libre mercado en la economía estatal planificada.

LA CARRERA EN BUSQUEDA DE LA ENERGÍA NUCLEAR
Su mejor momento puede haber sido el 15 de junio del 2000, cuando fue anfitrión de la primera cumbre de los líderes de las dos Coreas, cuando el entonces líder de Corea del Sur Kim Dae-jung visitó Pyongyang.

La imagen de Kim pasó de ser un líder temido y misterioso a un hombre de buen corazón que tenía al mundo llamaba a su puerta. Una cumbre sin precedentes con la entonces secretaria de Estado estadounidense Madeleine Albright y el presidente ruso, Vladimir Putin, pronto siguió a la visita del presidente de Corea del Sur.

El rayo de sol del Norte luego llegó a su fin. En el 2002, la tensión aumentó después de que Washington dijo que Pyongyang había admitido seguir con un programa de armas nucleares en violación de un acuerdo de 1994 que debía haber congelado sus ambiciones atómicas.

Corea del Norte expulsó a inspectores de la Agencia Internacional Energía Atómica (IAEA, por su sigla en inglés), en diciembre de 2002 y dijo que en enero de 2003 abandonaba el Tratado de No Proliferación Nuclear.

En febrero del 2005, Corea del Norte dijo que tenía armas nucleares y en octubre del 2006 sacudió la región al detonar un artefacto nuclear. Corea del Norte realizó una segunda prueba nuclear en mayo del 2009.

Las tensiones llegaron a su nivel más alto en el 2010 con el torpedeo de un buque de guerra surcoreano en el que murieron 46 marineros.

Corea del Sur culpó del ataque a Pyongyang, pero el Norte negó su responsabilidad. Más tarde ese año, Corea del Norte bombardeó una isla surcoreana, el primer ataque contra objetivos civiles desde la Guerra de Corea de 1950-1953.