Para Margaret Thatcher, la invasión argentina de las Malvinas fue "estúpida"

Puntos de vista inéditos de la ‘dama de hierro’ están plasmados en miles de páginas de documentos otrora secretos que publicó The National Archives ayer

Para Margaret Thatcher, la invasión argentina de las Malvinas fue "estúpida"

La ex primera ministra británica Margaret Thatcher simplemente se refirió a ese momento como el peor en su vida.

Era marzo de 1982, estaba por estallar la Guerra de las Malvinas luego que Argentina desplegara una presencia no autorizada en la isla británica Georgia del Sur en medio de los rumores de una posible invasión de las Malvinas, bajo control británico desde hacía mucho tiempo.

Thatcher sabía que podía hacer poco de inmediato para establecer un firme control en las disputadas islas, que en Gran Bretaña se conocen como Falklands, y temía que su país fuera visto como un tigre de papel sin capacidad para defender su disminuido imperio.

“Podrán imaginar que eso se convirtió en un cuchillo en mi corazón”, dijo Thatcher ante una comisión investigadora en el testimonio que rindió después del conflicto y el cual se mantuvo en secreto hasta ayer, cuando lo dio a conocer la institución Archivos Nacionales, 30 años después de los acontecimientos de los que presenta una crónica.

“Nadie podía decirme si teníamos capacidad para recuperar las Falklands (como llaman los británicos a las Malvinas), nadie”, expresó Thatcher ante la comisión investigadora. “No sabíamos, no lo sabíamos”, apuntó.

LA MÁS PESIMISTA EVALUACIÓN
Esta evaluación de la coyuntura es más pesimista que la que Thatcher virtió en su libro de memorias “The Downing Street Years”.

Esa panorámica real de las emociones de Thatcher de impotencia e ira —y al final de determinación— están plasmados en miles de páginas de documentos otrora secretos que ha hecho públicos Archivos Nacionales.

El historiador Chris Collins, de la Fundación Thatcher —que tiene previsto poner disponibles los documentos en Internet— dijo que el testimonio de la entonces primera ministra ante la comisión que presidió Oliver Franks fue “preparado con muchísimo cuidado” porque ella se sentía vulnerable políticamente.

ACCIÓN ESTÚPIDA
“Jamás, jamás, esperé que los argentinos invadieran directamente las Malvinas”, dijo Thatcher ante la comisión, que entre otros puntos, investigaba si el gobierno debió haber estado mejor preparado.

“(Una invasión) era una acción tan estúpida, como marchaban los acontecimientos, una acción estúpida incluso de pensar. Les estaba yendo bien”, apuntó.

En los documentos se detalla que Thatcher buscó el apoyo urgente del presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, cuando las intenciones argentinas fueron evidentes y se revela la exasperación de la primera ministra cuando el mandatario le propuso que Gran Bretaña mejor negociara en lugar de exigir el retiro total de los argentinos.

Sin embargo, fracasó en esta ocasión el gran encanto personal de Reagan. En todo su papel de “Dama de hierro”, Thatcher dijo al presidente que ella estaba segura de que él adoptaría la misma postura hacia una mediación internacional si Alaska fuera ocupada por un enemigo.