Medio millón de niños podría morir por sequía en el este de África

Lo informó el director ejecutivo de Unicef, Anthony Lake, quien aseguró que pasarán al menos cuatro meses hasta que pueda haber una cosecha

Medio millón de niños podría morir por sequía en el este de África

El “Cuerno de África”, zona este del continente, viene afrontando una gran sequía que afecta a más de dos millones de niños mal nutridos, de los cuales medio millón corre el “riesgo inminente de morir”, advirtió hoy el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en una conferencia en Nairobi, en Kenia.

“Necesitan ayuda inmediata. Esta es una crisis muy grave (…). Pasarán al menos cuatro o cinco meses hasta que pueda haber una cosecha, tenemos ante nosotros una tarea gigantesca”, indicó el directo ejecutivo de la organización, Anthony Lake, quien agregó que si esta situación no cambia, en el 2012 será aún peor.

En tanto el ministro inglés de Desarrollo Internacional, Andrew Mitchell –quien estaba presente en la conferencia de hoy en la que se hizo dicho anuncio-, aseguró que su país entregará unos 60 millones de euros para los afectados de Somalia, Kenia y Etiopía.

La Unicef aseguró que la sequía que afronta el “Cuerno de África” es la peor de los últimos 60 años. Somalia es uno de los países más golpeados con esta situación. Allí uno de cada tres pobladores requiere ayuda humanitaria de emergencia, según informó la Unión Africana.

“Lo que estamos viendo es casi una tormenta perfecta: el conflicto de Somalia, los crecientes precios del carburante y los alimentos, la sequía y la falta de lluvias”, señaló el director ejecutivo de Unicef.

La organización también explicó que miles de familias somalíes huyen cada vez más del hambre y buscando cobijo en un campo de refugiados al este de Kenia, que si bien fue diseñado para 90.000 personas, actualmente alberga más de 300.000. Sin embargo, Lake añadió que en algunos lugares la gente está demasiado débil o es extremadamente pobre como para buscar ayuda.


Tags relacionados

Unicef

África

Pobreza

Sequía